El Drinkable Book contiene nanopartículas que matan las bacterias y que permite filtrar casi el 100% de las bacterias del agua. Este libro ha sido presentado en Boston, Estados Unidos,y representa un nuevo avance que podría ayudar a combatir una de las razones que, según las Organizaciones no Gubernamentales (ONG), provocan las migraciones: la falta de agua potable que sufren algunos países en vías de desarrollo.

El Drinkable Book es un libro potable, que tiene un uso bastante diferente de los libros convencionales. Sus inventores, la ONG Water Is Life, especializada en el filtrado de agua, lo define como "el primer manual que da consejos sobre el consumo del agua en buen estado" al tiempo que "sirve como una herramienta para combatir las enfermedades transmitidas por vía líquida". La clave son las páginas, que contienen nanopartículas de plata o cobre que matan las bacterias.

En los ensayos realizados en Sudáfrica, Ghana y Bangladesh, el Drinkable Book ha eliminado correctamente casi el 100% de los microbios. Algunas pruebas han determinado que una sola hoja puede filtrar hasta 100 litros de agua.

La eficacia del libro está avalada científicamente. De hecho, la doctora Teri Dankovich, investigadora en la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos, participó en su desarrollo. Uno de los retos que tienen ahora mismo es la producción del libro, ya que por el momento lo hacen a mano.

La presentación se dió en la reunión anual en la American Chemical Society de Boston que se enmarca en una estrategia de buscar fuentes de financiación. En paralelo, la ONG está trabajando en la traducción del libro "en una gran variedad de idiomas" y mantienen conversaciones con las comunidades para explicar los beneficios, según explicaron.

El agua como arma de guerra

La importancia de la potabilización la conoce Mariona Miret, responsable de WASH -siglas en inglés de Agua, Saneamiento y Higiene- de Intermón Oxfam, que ha participado directamente en misiones de saneamiento en países como Tanzania y Burundi. Miret explica que los sistemas de potabilización, un problema que afecta a unos 780 millones de personas, dependen de las casuísticas concretas de cada situación. A veces se utilizan sistemas de bombeo de agua superficial, pero cuando las comunidades se encuentran muy dispersas "se tiende a trabajar con tratamiento de agua domiciliada", es decir, "que cada uno pueda hacerlo en su casa". Esta es la línea es hacia dónde va el Drinkable Book. La dirigente de Oxfam también subraya la complejidad de algunas situaciones. La necesidad de potabilización viene a menudo provocada por desastres naturales, como sequías o inundaciones, pero en algunos países en conflicto, como Sudán del Sur o la República Centroafricana, algunas facciones utilizan el acceso al agua potable como un arma de guerra más para someter la población. #Salud #Ecología #Derechos Humanos