Krszysztof Charamsa, sacerdote y funcionario de la Congregación para la Doctina de la Fe, organismo del Vaticano, y catedrático de las universidades pontificias, fue cesado de su cargo en la Santa Sede luego de confesarse abiertamente como homosexual, según confió en entrevista publicada por Il Corriere dela Serra, el diario de mayor circulación nacional y en la que aceptó que actualmente tiene un compañero sentimental, de lo cual dijo sentirse muy orgulloso.

“Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de mi identidad. Estoy preparado para pagar las consecuencias, pero es momento de que la Iglesia abra los ojos y comprenda que la solución que propone, la abstinencia total de la vida del amor es inhumana”, justificó Charamsa.

Poco después del escándalo provocado por sus declaraciones, el prelado dio una conferencia de prensa donde dedicó su revelación a todos los sacerdotes que se encuentran en su misma situación y que “son fantásticos sacerdotes”.

“Me gustarían que fueran felices porque son óptimos sacerdotes, al menos los que conozco yo, que se han liberado de la homofobia interior, son óptimos ministros de Dios, para los hombres de este mundo”, reconoció.

Charamsa exaltó la personalidad del Papa Francisco de quien dijo “es fantástico… nos ha hecho redescubrir la belleza del diálogo” y no desaprovechó la oportunidad para realizar una crítica del organismo del cual formó parte hasta su cese, la Congregación para la Doctrina de la Fe, del cual dijo: “es el corazón de la homofobia de la #Iglesia Católica, una homofobia exasperada y paranoica”, concluyó.

La reacción del Vaticano fue inmediata y fue expresada de manera inmediata por su vocero, Federico Lombardi, quien en conferencia de prensa calificó la confesión de Charamsa como “muy grave e irresponsable”, en las vísperas del Sínodo Ordinario de la #Familia, que comenzará el domingo 4 de octubre y concluirá hasta el 25 del mismo mes y donde temas torales serán los divorciados y, precisamente, la homosexualidad.

Lombardi señala que las declaraciones de Charamsa a “Il Corriere dela Serra” tienen como fin someter al sínodo a una presión mediática injustificada.

Durante su más reciente viaje pastoral, a Cuba y Estados Unidos, en este último país el #Papa Francisco levantó ámpula cuando se entrevistó con una funcionaria que estuvo presa por negarse a firmar el acta de un matrimonio gay, al igual que su  visita a una pareja de homosexuales argentinos.