Su nombre es Angus Deaton, quien ha sido ganador del premio Nobel de Economía en el año 2015, asegura que en base a estudios realizado por él y por el Premio Nobel del año 2002, Daniel Kahnema, se ha comprobado que el tener mayor cantidad de dinero, es equivalente a mayor felicidad sin embargo confirma que existe un límite –afortunadamente diríamos los mortales- en donde esa felicidad se puede llegar a convertir en insatisfacción e incluso podría disminuir generando otro tipo de problemas.

 

El límite del que habla el Sr. Deaton, equivale a 75 mil dólares

(aproximadamente un millón doscientos cincuenta mil pesos de nuestra devaluada moneda) – ¡ahora veo porqué soy tan infeliz!-

 

Los autores de esta interesante teoría Deaton y Kahnema, argumentan que preguntando a la gente que si el dinero es un factor importante en su vida, la respuesta es definitivamente positiva.

 

El hecho de aumentar los ingresos anuales de una persona es factor determinante para que exista una percepción subjetiva de satisfacción, bienestar y felicidad.

 

Sin embargo al situación cambia cuando se presentan hechos reales, en donde al aumentar los ingresos existe menos nivel de tristeza, sin embargo al llegar al límite de 75 mil dólares anuales, la felicidad es totalmente independiente del nivel de ingresos.

 

Ambos analistas argumentan que por encima de este nivel económico, las personas se preocupan más por cosas reales como disfrutar el tiempo libre después del trabajo ya sea conviviendo con los amigos, disfrutar a la familia, así como preocuparse por conservar la salud.

 

Al llegar a ese límite las personas podrían presentar efectos negativos al tener una incapacidad de poder disfrutar de todos esos pequeños placeres que les da la vida.

 

El estar por debajo de este nivel conlleva múltiples problemas depresivos que pueden afectar una relación de pareja provocando divorcios, enfermarse continuamente o ya en casos extremos se pueden presentar problemas de suicidio u homicidio.

 

El trabajo presentado por Angus Deaton, ha ayudado a tomar medidas políticas a nivel económico, en donde han podido determinar por ejemplo, cuales son los grupos más afectados por un incremento al IVA sobre alimentos.

 

Esta teoría no es tan novedosa, ya que todos lo mexicanos sabemos –porque lo vivimos en carne propia todos lo días- que si no hay dinero, es difícil ir por la calle sonriendo y saludando a las demás personas.

Desafortunadamente en nuestro país no contamos con tan importantes investigadores, que bien podrían hacerle un favor al Sr. Videgaray –si es que éste tuviera un poco de humildad y los escuchara- para arreglar la deteriorada economía que tiene nuestro país, gracias a sus fabulosas reformas recaudatorias que obstaculizan el crecimiento y desarrollo en la inversión.

 

De igual forma hubiera sido conveniente que algunos expertos como los Sres. Deaton y Kahnema hubieran estado presentes aportando sus conocimientos e ideas en la Cámara de Diputados ahora que se estuvo analizando la ley de ingresos para el 2016, en donde lo único que aumentaron es precisamente el ingreso de 16 mil 954 millones de pesos frente a lo propuesto por el ejecutivo así como mantener el IVA en 16% en la frontera. Aquí no se analizó el impacto emocional en las personas que viven en estos estados.

 

Así que ya lo sabe, si quiere ser feliz y hacer feliz a sus familia, necesita conseguir más dinero pero sin rebasar los 75 mil dólares anuales, para que no caiga en el exceso y se vea fuertemente afectado por esa infelicidad que representa tener más de un millón y medio de pesos en la bolsa. #Investigación Científica #Finanzas #Descubrimientos