La reforma energética planteada por el presidente #Enrique Peña Nieto es un tema muy debatido por analistas y expertos en la materia, la mayoría de ellos llega a la conclusión de que no le conviene a #México. Se había planteado que a partir del 2017 la iniciativa privada podría importar la gasolina para comercializarla en nuestro país.

El gobierno dice que con la reforma energética se fomentará la competencia entre las empresas que  estén en el negocio de la gasolina tanto nacional como internacional. Con esto según  bajarán los precios de dicho combustible en México.

Las autoridades mexicanas aseguran que Pemex no desaparecerá, y seguirá vendiendo gasolina como lo viene haciendo desde sus inicios, pero ahora ya no será un monopolio, es decir, competirá con otras empresas extranjeras mucho mejor equipadas.

Hasta aquí todo suena bien, pero, ¿en verdad se impulsará el desarrollo económico de México con esta reforma?, aun no lo sabemos con certeza, pero pensando positivamente, esperemos que sí.

Las empresas interesadas en México para comercializar su propia gasolina y diésel son: Shell, Texaco, Chevron, ExxonMobil, y Puma Energy.

El presidente de la Republica, Enrique Peña Nieto afirmó el lunes pasado que las empresas mencionadas anteriormente podrán importar gasolina y diésel a partir de abril de este año, esto estaba previsto para el enero del 2017, así lo señalaba la Reforma energética.

"Aquí, en el foro energético más importante del mundo, quiero anunciarles que en los primeros días de diciembre se llevará a cabo la cuarta licitación de la Ronda Uno, correspondiente a los yacimientos de exploración localizados en aguas profundas del Golfo de México" señaló EPN.

En su visita a la inauguración de la 35ª IHC CERA Week recibió un reconocimiento por su apertura del sector energético a la iniciativa privada. Habló también de la nueva línea de transmisión de energía eléctrica.

"Esta obra permitirá que la energía limpia eólica e hidráulica del Istmo de Tehuantepec fluya y alimente la demanda del centro del país a 600 kilómetros. Será la primera línea que se construya con tecnología de corriente directa de alto voltaje y una inversión estimada de mil 200 millones de dólares" concluyó EPN. #Política Ciudad de México