Yo pretendo exhibirme como persona de bajo perfil. Me gusta ser discreto y no presumir a mis amigos que resaltan en los más altos niveles de la sociedad mexicana. De entre otros se encuentra DIOS. Cuento con su teléfono directo, celular, email, etc., así como copia de la llave de su oficina. San Pedro, su secretario, tiene ordenes precisas de atenderme aunque se encuentre en junta.

Esta madrugada al filo de las 4 hrs. me despertó San Pedro. Me molesté con él por inoportuno y le reclamé. Me dijo “ya bájale y aplícate agua fría en la cara y ponte buzo porque a mi Patrón le urge hablar contigo. Por cierto ¿viste ayer la entrega de los premios oscar…?” Le contesté “espera, déjame mojar la cara y hacer rápido pipí. Adelántame ¿me tiene preparada una regañadota…?” Contestó “¡apúrate y no lo hagas esperar carajo…!”

Luego de los anterior retomé el auricular y le dije a Peter “Listo, ahora si pásamelo…”

Antes de tomar la llamada le ordenó el Señor a Pedro “¡Cierra la puerta, ponte a trabajar y cuidado y te pongas a cuchichear quitándole el tiempo al resto de mis colaboradores. Pídele a Teresita de Calcuta que me traiga un café no muy cargado…”

“Hola Toñete buenos días! Espero no haberte despertado. Pasa que requería hablar contigo para hacerte una consulta respecto de una escuela nocturna que estoy previendo para tus paisanos porque los veo muy burros en materia de historia de #México…” Le pregunté y opiné “¿Y por qué te surgió esa idea Señor? Perdóname pero siento que vas a hacer un esfuerzo y una inversión en balde. En mi país desde el kínder hasta la preparatoria la clase de historia de México es obligatoria y no obstante tantos años de estudiarla luego nos encontramos que los míos no saben nada…”

“Si” me dijo, “estoy de acuerdo contigo. Pero siento que lo anterior se debe a que los maestros son muy tarados y aburridos y solo atosigan a sus alumnos con los temas relativos a Hidalgo, Morelos, Juárez y la dizque Revolución Mexicana. Además solo les dicen mentiras y no son capaces de entusiasmarlos hablándoles de otros personajes importantes como Iturbide, Miramón, Mejía, Maximiliano, Don Porfirio y muchos más. Los que lo hacen solo los envenenan inventando cosas para quemarlos y hacerles creer que por su culpa ya mero que no existiría el PRI…”

“Bueno” le dije “en ese aspecto tienes muchas razón. Pero mira, ahora con la modernización ya muchos mexicanos al meterse a internet han venido descubriendo todas las falsedades y enredijos plasmados en la historia oficial de México y ¡vaya que se están poniendo muy encabronados con tantas farsas que les impusieron!”

“Mira Antonio, aquí en el cielo al que no hable con la verdad lo mando derechito al infierno. Lo malo está en que de entre tantos que ya me mandaron su curriculum no se a quienes escoger como maestros. Pretendo examinarlos acorde a una buena bibliografía que me recomiendes y con ella sustituir los pinches libros de texto de tu país que solo me están apolillando el resto de tantos volumenes acumulados en la biblioteca celestial”.

Me comprometí entonces a preparar la bibliografía anotada respecto de la cual consultaría con expertos de la UNAM, del Colegio de México, El Fondo de Cultura Económica (FCE) y otros más. Luego me preguntó “¿Y qué perfil debo de considerar para contratar a los maestros…?” De inmediato le respondí: “Quema por lo pronto los curriculums de los maestros de Oaxaca, Guerrero y Michoacán. Con los provenientes de escuelas oficiales ¡cuidado! Caso los profesores de escuelas particulares también…” “Y entonces a quienes acudo…?” preguntó. La verdad no pude contestar y preferí guardar silencio.

“¡Vaya lío en que me he metido…!” Terminó el Creador.

@ap_penalosa