¿Qué es más valioso para el hombre, el dinero o la vida? Parece ser que este es el conflicto en esta situación que se vivió en el manglar Tajamar en Quintana Roo.

Comienzo del conflicto

Todo empezó un 16 de enero cuando en la madrugada llegaron camiones a destruir la zona habitada por flora y fauna del lugar, sin embargo, al poco rato un grupo activista denunció el ecocidio del lugar. Esto nos lleva a preguntarnos ¿qué era lo que planeaban las autoridades correspondientes con esta situación? El principal problema en esta destrucción es que se debió de haber reubicado a las especies que vivían ahí; sin embargo, simplemente se destruyó la zona de tal manera que luego se descubrieron a cocodrilos e iguanas enterrados entre los escombros; en el momento en que llegaron a destruir el manglar sin aviso alguno, inevitablemente iba a haber denuncias, por lo que si el gobierno había dado todos los permisos, al menos debieron de haberlo hecho conforme a lo adecuado para el bien de la vida, que en este caso correspondía a los animales y las plantas del lugar.

Protagonistas del problema

Esta situación tiene que ver con la Procuraduría Federal del Medio Ambiente (PROFEPA) y el Fondo Nacional del Fomento al #Turismo (FONATUR); la primera con responsabilidad de proteger el medio ambiente, y la segunda porque la destrucción buscaba la construcción de un centro comercial, viviendas y oficinas.

Por otra parte se encuentra la Semarnat, quien reconoce haber dado los permisos para las obras en el manglar, sin embargo, el actual titular de la secretaría afirmó que en su gestión no se habría accedido a algo así, al igual que el ex – presidente Felipe Calderón.

Por el momento, gracias a las denuncias de amparo se logró detener el avance de los trabajos en el manglar, sin embargo, siguen las denuncias y el problema de por qué se dieron las autorizaciones, y si son válidas o no.

Un país dividido: ¿un dilema ético?

Básicamente podríamos ver que hay dos bandos: el bando donde se protege la vida y el bando donde se busca el dinero por medio de la construcción de oficinas y centros comerciales. Parecería que hemos olvidado qué es lo más importante, si la vida o el dinero, parecería que no nos damos cuenta que somos un país que debería de estar unido. Pero ¿cómo confiar en los políticos cuando ya estamos acostumbrados al engaño? ¿cómo no confiar en las estadísticas que nos presenta la PROFEPA? Terminamos indignados por el gobierno, buscamos salvar lo que creemos que es bueno, cuando ellos buscan salvar lo que ellos creen que es bueno. Denunciamos lo que nosotros pensamos que es lo mejor, mientras que ellos defienden lo que creen que es mejor para nosotros. Un problema se está mostrando claramente con esta situación y nos involucra a cada uno de nosotros. #Ecología