Venezuela vive en la ruina debido a la baja del precio del petróleo. Adolece de otras industrias que pudieran compensar lo que ahora está dejando de percibir. Pésimo gobierno, falta de divisas en comparación con las que su crudo derivaba, y sus habitantes no se puedan alimentar ingiriendo hidrocarburos.

El caso de #México es distinto. Nuestras reservas centrales se están viendo afectadas debido a la necesidad de echar mano de ellas a efecto de cubrir los déficits que se generan como consecuencia de menos ingresos, pero las mismas siguen respaldando razonablemente a nuestra moneda: el Peso frente al Dólar.

Nuestra nación cuenta con capacidades de producción de un abanico muy amplio de artículos, servicios y bienes de capital en condiciones de calidad y precios competitivos que nos salvan de adquirirlos vía importaciones. En materia de exportaciones y a manera de ejemplo podemos mencionar la industria de autopartes de la cual se abastecen las industrias automotrices situadas en Estaatados Unidos, Europa y Asia.

México cada día aumenta su autosuficiencia y tiende a incrementar sus exportaciones. Es país muy atractivo para atraer inversiones extranjeras abriendo así cada día nuevas fuentes de trabajo. Nuestra posición geográfica nos privilegia y coloca como vecinos de Estados Unidos, el primer gran consumidor del mundo.

Los problemas y conflictos sociales que afectan al país, generan desconfianza a los inversionistas, aunque aún así un buen número de ellos siguen apostando a nuestro favor.

Si hablamos de desempleo el mismo se está reflejando. Aunque en menor proporción si nos comparamos con lo que hoy día está sucediendo principalmente en Europa. Los mexicanos que realmente desean trabajar siempre tienen las puertas abiertas a oportunidades acordes a su capacidad. En nuestra patria no trabaja el que no quiere.

Cualquier mercado de autoservicio refleja nuestra productividad. Cada día se construyen enormes centros comerciales a los cuales acuden compradores a adquirir de manera racional.

Respecto al terreno de la industria no nos podemos quejar. Si en relación de nuestra agricultura. Ha sido tal el abandono de nuestras tierras que en los mismos autoservicios cada vez se observan más frutas y legumbres provenientes de otras partes, de mejor calidad a diferencia de las nuestras y a precios muchas veces más bajos.

Lo anotado arriba resulta una contradicción. El abandono de la agricultura por falta de la tecnología que antaño teníamos gracias a una industria de fertilizantes que por culpa de un presidente inepto desapareció, propició el crecimiento de la migración del campo a las grandes urbes. De ahí la concentración de manchas urbanas constituidas por antaño agricultores ahora dedicados, si bien nos va, a economías subterráneas. Son los mismos que actúan en las grandes ciudades como vendedores ambulantes, ladrones, traficantes, secuestradores, etc.

Si los gobiernos alentaran a la agricultura modernizándola, esas mismas poblaciones anotadas retornarían a sus tierras con el ánimo de trabajarlas. Imaginen nuestro potencial si pensamos que varios países de Europa altamente tecnificados, caben como territorio en varios de los 32 estados que integran a la nación, la cual además cuenta con litorales que dan al oceano Pacifico, al golfo de México y al mar Caribe.

Actualmente México es el número 10 en términos de producción interna bruta anual (PIB). Si además de dar atención a la agricultura, a la educación de calidad masiva y a la descentralización de la población creando plataformas suficientes, seguro que lo demás llegaría por añadidura.

@ap_penalosa