Sobre inicios del 2015, existían fuertes rumores sobre la salida de Gran Bretaña de la Unión europea, las intenciones eran ciertas, gran parte de la población británica – incluyendo políticos  funcionarios públicos – tenían la intención de que Gran Bretaña dejara de formar parte de la Unión Europea. Existen dos capañas públicas, por un lado “Brexit” cuyos simpatizantes buscaban dicha salida, y por otro “Bremain” buscando su permanencia. El Primer Ministro británico, David Cameron, prometió que el referéndum sobre la salida o permanencia se ejecutar antes de finalizar el 2017, sin embargo esta decisión cambio debido a asuntos de política internacional, tanto Francia como Alemania, tendrán elecciones ese año.

El viernes se reunieron autoridades de los países miembros de la Unión Europea y el Primer Ministros británico, con el fin de llegar a un acuerdo satisfactorio. Tras las negociaciones se llego  al acuerdo de que los británicos seguirán formando parte del bloque. Previo a la reunión, el mandatario británico tenía cuatro demandas: poder limitar las ayudas sociales a los inmigrantes europeos, quedar al margen de los próximos pasos hacia una mayor integración europea, que el mercado único mejore su competitividad y proteger a la City de Londres de las decisiones de la Eurozona.

Existieron varias trabas, y en resumen no se quería que se efectuara una salida de la nación británica, Grecia dio un fuerte pronunciamiento de acuerdo con la situación de migrantes y refugiados en la nación, llegando a vetar el acuerdo, el cual debía ser por unanimidad. Varios mandatarios se pronunciaron, sobre los beneficios que buscaba Cameron sobre Londres.

Angela Merkel: “cualquier concesión a Londres es menos mala que una salida británica del bloque...para muchos, no es fácil de aceptar, pero hay buena voluntad"

 François Hollande: “Se puede tener en cuenta lo que representa la City para #Europa, pero no puede haber reglas particulares para la City", esto debido a que David Cameron, alude a eso para proteger a las capitales financieras que no usan el euro, y así protegerse de las decisiones de quienes sí usan el euro, concluyendo que “En lo que respecta a Francia, la voluntad es que exista una regulación financiera que valga para todas las plazas europeas …”

David Cameron tras una reunión con el gabinete británico, informo que hará campaña para que el voto sea por la permanencia. Indico que salir del bloque sariá “un paso hacia la oscuridad”. Este sería el primer pronunciamiento de los ciudadanos desde 1975, sobre cómo debe ser la relación de la nación británica y el continente europeo, en esa ocasión la decisión fue permanecer.

La situación económica es un tema por el cual muchos aseguran que no favorece a ninguna de las partes, ya que Gran Bretaña perdería a su principal socio comercial, en promedio el 46% de las exportaciones, y el 53 por ciento de las importaciones, se llevan a cabo con distintos países de la unión Europea; lo que generaría un debilitamiento drástico de su comercio e inversión. En cuanto a  los refugiados, el acuerdo le da la facultad al #Gobierno británico de  negar temporalmente, y bajo determinadas circunstancias, las prestaciones sociales a inmigrantes de otros países.

Al parecer David Cameron cumplió su promesa de regresar con un buen acuerdo,  ya que de lo contrarío “preferiría seguir negociando”. Esta claro que su postura dependería totalmente del resultado de las negociaciones, y de no haber conseguido un buen acuerdo, su postura sería la de salir del bloque europeo. Aunque hay que conocer la opinión más importante, la de la población, ya que en las últimas encuestas, prácticamente se encuentra en 50-50. Solo falta saber qué postura tomaran los aun indecisos, para conocer el futuro si ocurre un Brexit o no. #Inmigración