Nueva jornada de terror para #Europa. A las ocho de la mañana de este martes, presuntos fundamentalistas islámicos atacaron el aeropuerto de Bruselas y la estación del metro Maellbek, a poca distancia del Parlamento europeo, dejando un trágico saldo de 34 muertos y más de 100 heridos, muchos de ellos en crítico estado de salud.

Ciudad fantasma

La ciudad belga está completamente paralizada. Se mantiene el estado de alerta 4. Escuelas, universidades, negocios y restaurantes mantienen sus puertas cerradas por órdenes de las autoridades locales, que temen nuevos atentados. Los altoparlantes de la zona central del Sablon invitan a los habitantes a quedarse en sus casas o en las oficinas. En las calles tienen autorización para transitar exclusivamente ambulancias y patrullas de la policía. Los sistemas de comunicaciones están colapsados. Un ambiente de caos que recuerda la emergencia vivida a finales de noviembre de 2015, cuando los sevricios de inteligencia declararon el máximo estado de emergencia en Bruselas.

El jihadista en Molenbeek

Todo parece haber comenzado con el arresto de Salah Abdeslam, uno de los principales sospechosos del ataque jihadista en París el 13 de noviembre. A pesar de las redadas y los operativos de seguridad, sólo después de cuatro meses de búsqueda las autoridades dieron con el paradero de Abdeslam, que se escondía en una casa del barrio Molenbeek. El ataque de hoy en Bruselas podría ser una retorsión por esta detención.

El Estado Islámico festeja

Mientras el mundo se solidariza con Bruselas a través de las redes sociales, los simpatizantes de organizaciones radicales islámicas, como por ejemplo el Estado Islámico, festejan lo sucedido en Twitter y Facebook. Algunos testigos sostienen que al momento de la explosión los atacantes gritaban paralabras en árabe. Sin embargo, aún no ha sido confirmada ninguna reivindicación de los hechos.

El llanto de Mogherini

Durante una conferencia de prensa, Federica Mogherini, Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, explotó en llanto al referirse a los atentados en Bruselas: “Hoy es un día muy triste para Europa... Estar juntos en esto es el mensaje más poderoso de fortaleza y hermandad que podemos mandar a aquellos que quieren dividirnos”.

La invitación de Varoufakis

Una invitación a mantener la unidad en Europa que ha también fue lanzado por el ex ministro para las Financias de Grecia, Yanis Varoufakis, de visita en Roma para presentar el movimiento Diem25. “Europa debe atacar con fuerza el terrorismo. Todas las acciones tienen que ser ejecutadas para entregar los culpables a la justicia”, ha declarado el economista.

La unidad de Europa

“Al mismo tiempo – agregó Varoufakistenemos que evitar reacciones inapropiadas que en futuro pueden crear nuevas formas de terrorismo. En este momento oscuro de la hsitoria, Eurpa tiene que mantenerse más unida que nunca. La unidad tiene que ser nuestra misión... Hoy es el día de llorar nuestros muertos, curar nuestros heridos y encontrar a los culpables. Mañana será el momento de pensar en nuestra unión y en nuestra democracia europea. Nuestra batalla común en contra de la misantropía y el miedo”. #Atentado en Bruselas