Dicen que las tragedias nunca llegan solas y el terremoto en Ecuador parece no ser la excepción. Un sismo de 7,8 grados en la escala de Richter sacudió el suelo del país andino la noche del sábado 16 abril, dejando 413 víctimas (aunque la cifra está condenada a aumentar), más de 2000 heridos, miles de damnificados e incalculables daños materiales. Según la Fiscalía General de la República de Ecuador, el epicentro del terremoto está ubicado en Manabí, al noroeste del país. Entre las zonas más afectadas están las comunidades de Cojimíes y Pedernales.

Las réplicas

El temor no ha dado tregua. Además de las dificultades logisticas, los habitantes han tenido que enfrentar más de 239 réplicas, algunas de más de 6 grados en la escala de Richter según los registros del Instituto Geofísico. Un desastre histórico de gran magnitud, de acuerdo a los datos verificados por parte del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional de Ecuador. El presidente Rafael Correa, que se encontraba en un viaje oficial en Europa, tuvo que regresar de inmediato porque esta es la “mayor tragedia de los últimos 67 años”. El único precedente es el terremoto de Ambato el 5 de agosto de 1949, que dejó más de 5000 muertos.  

La reconstrucción

Como si la tragedia en sí misma no bastara, las polémicas y las críticas han aumentado la tensión en Ecuador. Luego de lamentar las pérdidas humanas, que a diferencia de los edificios, las casas y las calles, no podrán ser reconstruidas, el presidente Rafael Correa dijo que Ecuador cuenta con más de 600 millones de dólares para reparar los daños infraestruturales causados por el sismo. Dinero que proviene de la ayuda puesta a disposición por parte del Banco Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Mundial. Además, el #Gobierno de China puso a disposición otros 2.000 millones de dólares.

Ayuda internacional

La necesidad de contar con el apoyo internacional para la reconstrucción de Ecuador después del terremoto hizo recordar a la población las declaraciones en las que el presidente Correa insistía que se podrían usar los fondos de ahorro para catastrofes para nuevas inversiones. “Hoy se quiere politizar los momentos difíciles que atravesamos por factores externos... El discurso de cierta oposición se adapta a las circunstancias...No hay mejor ahorro que una correcta inversión”, dijo Correa en noviembre de 2015, como respuesta a las críticas de políticos y medios sobre un supuesto exagerado gasto público. Hoy la emergencia ha llegado y los ecuatorianos se preguntan dónde está el dinero ahorrado para superar esta situación.

¿Y el fondo de ahorro?

¿Alguien que conozca del tema, nos puede explicar qué hizo el gobierno con el fondo de solidaridad que servía para las catástrofes como la que acaban de pasar nuestros hermanos de la costa y superaba ya los 9.000 millones de dólares?”, se pregunta el usuario Hernan Perez en la página de Facebook “Indignados Ecuador! Estamos cabreados! Fuera Rafael Correa y compania”. A propósito de la ayuda del gobierno de China, Tato Arce dice: “Ya no ni qué decir...  lo único que pienso es... cómo será nuestro futuro... esta desgracia justo nos acontece cuando la economía se sostenía de préstamos del chulco... luego de esto vienen las carencias... el panorama es devastador... tenemos que doblegar nuestros esfuerzos... y encomendarnos a dios... necesitamos ayudas de todos... ojalá salgan líderes honestos comprometidos a levantar el país”.

Siempre en la misma páginas, algunos usuarios comentan que probablemente el gobierno ha controlado muchas de las informaciones sobre el desastre natural antes de la publicación. #México