El Tribunal Supremo italiano, el pasado 15 de abril, rechazó recurso contra la decisión del Tribunal de Apelación de Milán, estableciendo el restablecimiento inmediato de la bailarina Maria Francesca Garritano, también conocida como Mary Garret, en el lugar que le corresponde en el cuerpo de baile de Scala, donde bailaba desde que tenía 18 años de edad.

La bailarina italiana fue expulsada después de una entrevista, en febrero de 2012, al diario británico The Observer, en la que denunciaba los problemas relacionados con la anorexia y la bulimia en la danza, incluido en el #Teatro Scala donde trabajaba, que ella misma había experimentado de primera mano, hablando también de competiciones y sacrificios típicos de ese mundo. Todos temas abordados también en su libro La verdad, os ruego, sobre la danza, ahora fuera de producción.

Después de cuatro largos años Mary finalmente ha ganado su batalla y sus abogados Alessandro Russo y Simone Pietro Emiliani se declaran claramente muy satisfechos con el resultado.

“¿Cómo cree que va a terminar?” – le pregunté en una entrevista mia para el periódico británico Interact Blogs en octobre de 2012 -  “En mi favor – ella contestó - siempre he creído en la justicia y confío en que esta materia será evaluada con toda la atención necesaria, para llegar a la raíz del problema y ver el verdadero significado de mis palabras. Las cosas siempre pueden mejorar”

En esa entrevista también habló sobre la cantidad de correos electrónicos y mensajes de agradecimiento que recibió de las niñas, de las bailarines y de las otras personas que le daban, en su batalla, la fuerza para regresar a la esperanza, añadiendo:“He dicho algunas cosas simples y el debate que resultó de ello es la respuesta más completa. Mirando hacia atrás lo haría todo lo que he hecho de nuevo”.

Obviamente el apoyo de amigos, colegas y personas interesadas en su caso, le dio la fuerza para continuar su batalla contra un despido que al final resultó ilegítimo, ganando y volviendo así a bailar a la Scala. #Derechos #Europa