“Esta mañana tres recién nacidos ya habían muerto. El día había comenzado con los riesgos habituales: la escasez de antibióticos, soluciones intravenosas y alimentos". Así comienza un dramático artículo publicado hoy en la primera página del prestigioso diario norteamericano The New York Times que ha dado la vuelta al mundo. El corresponsal en Caracas, Nicholas Casey, cuenta la cotidiana y terrible jornada normal en un centro sanitario venezolano. Médicos que mantienen vivos a pequeños bebés recién nacidos porque bombean aire a los pulmones manualmente, pacientes graves, con heridas de armas de fuegos, que deben esperar horas y horas en un pasillo hasta que llegue su turno. O la electricidad. En los hospitales no hay agua ni bisturís. Las imágenes que acompañan el texto hablan por sí solas de rabia y dolor. La crisis económica de Venezuela, que se ha transformado en una crisis humanitaria, golpea la salud pública y la vida de los venezolanos. ¿Podrá el #Gobierno de Nicolás Maduro soportar esta tragedia? #Corrupción