Donald Trump tiene mucho dinero. Es uno de los hombres más ricos del mundo y cuenta con un patrimonio de casi 10.000 millones de dólares. Su riqueza ha sido uno de los puntos fuertes de su campaña electoral. A diferencia de otros candidatos – y en ello lanza la provocación sobre todo a la candidata democrática Hillary Clinton, Trump tiene suficiente dinero para pagar las cuentas de su campaña él mismo, por lo que no le deberá favores a nadie. Sin embargo, varios hombres de negocios de Wall Street lo apoyan. No sólo con palabras. Uno de ellos es Carl Icahn, de origen judio, 80 años, es famoso por las actividades financiarias del grupo Corporate raider. Tiene un patrimonio de 20 millones de dólares. Comparte con el candidato republicano la pasión por los casinos, reality show y el mundo inmobiliario.

Otro fan de Trump con una importante cuenta de ahorros es Henry Kravis. Llamado el rey de los “best-sellers”, tiene 4.200 millones de dólares y una cadena de éxitos en el mundo editotrial. Desde Gerome Kohlberg hasta Tom Wolfe, ha hecho una fortuna con las palabras de otros. Por último, pero no menos rico, está Jackson Welch, ex presidente de la empresa multinacional General Electric. #Donald Trump