Cuba está de #Moda y los diseñadores de todo el mundo lo saben. Desde que las relaciones diplomáticas y comerciales entre La Habana y Washington comenzaron de nuevo, el 17 de diciembre del 2015, la isla del Caribe se transformó en un imán para los inversionistas. Con más de tres millones de turistas al año, no sólo Sheraton, Marriott International BBVA, Bankia, Deere & Company, Caterpillar, AT&T y Verizon han celebrado la apertura ecónomica en Cuba. Las vitrinas cuabanas son una muy buena plataforma para conquistar el mercado de la moda. Las marcas de moda low cost como Mango y Zara ya abrieron sus primeros negocios, que aun no puede operar en manera autónoma sino que son controlados por representantes del Consejo de Estado cubano. Luego de LVMH (Louis Vuitton, Givenchy y Céline), la marca Chanel decidió desembarcar (literalmente) en Cuba para conquistar el territorio latinoamericano. “La riqueza cultural y la apertura de Cuba al mundo - se lee en un comunicado de la famosa casa de moda  - han transformado a la isla en una fuente de inspiración para Karl Lagerfeld y para Chanel”.