José G. Márquez es un joven periodista con ocho años de experiencia. Gana el salario mínimo en Venezuela, que son 15 mil bolívares fuertes al mes (15 dólares). Cuando empezó a trabajar, a sólo 19 años, José G. se compró una computadora. Hoy en día, no sólo no puede comprarse una computadora, que vale 100 mil BsF. Tampoco un ventilador (20mil BsF), ni un iPhone (100mil BsF), ni un carro (1millón), ni una casa (60 millones BsF), ni un mercado mensual (200 mil BsF). “El salario mínimo aumenta, pero no vale nada. No vale nada el trabajo. No vale nada el país. Son millones de venezolanos que valen mucho, pero que no valen nada al mismo tiempo. ¿Cuál es la diferencia entre ser mesonero en otro país y ser periodista en Venezuela? Que afuera puedes comprar papel sanitario. ¿Que es difícil empezar de cero otra vez? Bueno, sí, pero yo por ejemplo vengo de un barrio y soy venezolano. Ya tengo terreno ganado en enfrentar situaciones difíciles, ¿no?”, ha escrito en un post en Facebook con el que muchos venezolanos se han sentido identificados o dolidos.

Economía a riesgo de implosión

Un estudio independiente de la Universidad Simón Bolívar coordinada por el sociólogo Iván de la Vega sostiene que más de 1,5 millones de venezolanos viven en el extranjero. En el 1992 era sólo 30mil. ¿Por qué se huye de Venezuela, uno de los Países potencialmente más ricos del mundo? Venezuela tiene petróleo pero también tiene una de las economías más golpeadas del Planeta. El Fondo Monetario Internacional advirtió que el sistema económico no resistirá y las consecuencias serán incontenibles.

La díaspora venezolana

Según el profesor Tomàs Paéz, autor del libro “La voz de la diáspora”, en los últimos 17 años la renta petrolera de Venezuela ha producido cinco vez más dinero que en los 40 años anteriores: 430.000 millones de dólares. Sin embargo, el #Gobierno logró endeudarse: la deuda pública pasó de 30.000 millones de dólares a 220.000 millones de dólares, sin contar con el default privado, es decir, las cuentas por pagar a aerolíneas, proveedores de Pdvsa, importadores, etc. Doce mil millones de dólares de reservas extranjeras se esfumaron y las reservas en oro no se sabe a dónde fueron a parar.

Las cifras del caos

El gobierno dice que la inflación es de 200%, mientras el Banco Mundial y el Fondo Internacional Mundial dicen que es de 800%. Más de 8000 empresas han cerrado su producción y la sequía ha quebrado el sistema hidroeléctrico, dejando al país a oscuras. La falta de medicinas y equipos en los hospitales supera el 95%. Sólo en el 2015 hubieron 27.875 homicidios. Desde el 2013 la tendencia de mortalidad a manos del crimen organizado ha aumentado de 400%.

Una via de fuga

La oposición venezolana, representada en la coalición Mesa de la Unidad Democrática (Mud), recogió las firmas necesarias para convocar un referendum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, como contempla la Constitución venezolana. El Consejo electoral nacional aprobó el proceso pero el Tribunal supremo de justicia negó que sea legal. La falta total de una clara división de poderes complica la situación, ya bastante crítica. #Corrupción