Los lazos y las fronteras nos califican aún en este Siglo. Hacemos lazos con la tierra y poca idea nos queda del origen histórico o la identidad de la geografía que se encuentra separada por la frontera natural del mar. 

Para amortiguar el ocio de Playa del Carmen, el atractivo principal es una visita a toda máquina hasta la isla de Cozumel que se deja ver a 62 km en el horizonte. Sobre el mar de tonos azul mutante, los edificios de la bella y muy antigua comunidad.

Primero fue anexo de la civilización Maya tardía y luego pasó a ser Nuevo Mundo, siendo colonizada en primera instancia mediante acuerdos entre los Autoridades locales y su majestad en las Españas. 

Este es un momento relajante pues el viaje en barco en un clima tropical permite otra percepción de Quintana Roo. Este es el límite de México y se nota porque tampoco el atractivo principal hoy gira entorno a Dios o el orden público republicano.

La seducción aquí es un espíritu latino que conlleva a otras naciones isleñas y a la Florida; por supuesto a Cuba que no debe estar mucho muy lejos. Un servicio excepcional con música bizarra anima las sensaciones de libertad en realidades con otros focos de atención, no necesariamente ligados al estrés de la ciudad.

Queda que el encanto principal no es el #Arte contemporáneo per sé y sin embargo en una casona de dos niveles, Cozumel nos aporta un espléndido y breve museo que explica al paseante sobre los ejes principales de atención: el ecoturismo, la historia general y las particularidades específicas de la identidad isleña.

Apenas nos alcanza el tiempo de valorar una exposición temporal atribuible al arte que buscamos mas allá de la modernidad. En las áreas comunes del Museo de la Ciudad se presenta la obra de Fernando Javier Luit Cauich.

El joven ponente hace gala de sus talentos técnicos, autodidactas para expresarnos el carácter de los Felinos Cósmicos, una caricatura que llegó a México e impactó a la niñez ya inducida con el animé y el trabajo de Hanna Barbera. La inspiración de muchas piezas, nos dice el autor, es describir felinos amigables con valores humanos a su vez poéticos.

También muestra algunas piezas asociadas a los cuatro elementos buscando una armonía conceptual de un tono kitsch hacia la belleza inocente de una colorida fantasía con mariposas y hadas madrinas. 

Muy interesante resulta la técnica de algunas piezas, pues resulta que el autor ha sido inspirado por el internet y no por la influencia de alguna Academia. Resulta de excelente manufactura la experiencia dando crédito al esfuerzo de un multi ganador de concursos internos.

El corredor desde el muelle goza también de fuentes y espacios que siguen a una plaza donde los niños juegan. Se ha copiado el modelo de fuentes que brotan del piso. Ya en la noche la fuente se agita y se cierra el acto con un espectáculo de luz. 

Es posible quedarse, pues el #Turismo es bien aprovechado. Cozumel representa varios días de reconocimiento de una estructura urbana que se extiende y facilita a la imaginación cualquier tipo de barrio o edificio como si estuviese uno conectado de cualquier manera al resto de la civilización. ¿Cómo le hace la CFE?

Queda para el aventurero sumergirse en las aguas transparentes y descubrirse en mundos paralelos bajo la superficie. De esta manera se festeja la diversidad en la biosfera, o bien uno puede hacer un recuento de la historia cuyos secretos advierten las leyendas de piratas en un mundo no tan anterior.

Debe ser por ende un lugar peligroso, no por ello un riesgo a quien va de paso y busca solo con chacharitas, lejos de los negocios centrados en tesoros de joyería. Aquí desembarcan numerosos cruceros y si uno se enfada, el viaje de regreso esta a disposición hasta las 10 de la noche. Saliendo lo primero es el Coco Bongo explotando al máximo un tipo de diversión de karaoke, chupe y dancing. #Ecología