Cada mañana al rasurarme frente a un espejo, caigo en cuenta al observarme que tengo cara de pendejo. Solo que también tengo dignidad y esa cara solamente me la veo yo y no permito que otros se rían de ella.

Enrique Peña Nieto acaba de cometer un grave error una vez más. Es tan tonto, inmoral, ignorante, incapaz, insensible y ciego, que no se ha dado cuenta que nunca en la historia de nuestro país en su modernidad un presidente mexicano había caído tanto en términos de popularidad. Pienso que del 23 % de connacionales que todavía lo apoyan lo hacen solo por interés personal exhibiéndose con cabezas de vacas babeantes o simplemente por ser personas víctimas de un alto grado de marginación y por eso adolecen de capacidad para discernir.

La última hazaña del angelito: se atrevió de pronto a invitar a #México a aquel que como él eructan apenas abren la boca. Me refiero a Donald Trump. Dejo a su criterio su opinión…

¿Qué clase de palurdo y sinvergüenza es el que nos gobierna…? La última y reciente información que se supo de él refiere que hasta su tesis profesional incluye párrafos plagiados para así esconder su pobre preparación y su falta de vocación como estudiante. De manera que para empezar resultó tramposo. Es a tal punto grave hoy día la situación de nuestra nación, al extremo de prever que se perfila a ocupar un status político, económico y social que la pondrá en peligro de tambalear. Y sí señores, suena fuerte pero así es.

Las nuevas estupideces que seguirá cometiendo se vendrán dando mientras continúe su gestión, esto es que todavía tiene la oportunidad de seguir haciendo polvo a sus gobernados hasta finales del año 2018.

Pero y bueno, por hoy el daño ya está hecho. A sabiendas de quién es y con ello sus alcances, los mexicanos debemos crear conciencia y ser más cautelosos sobretodo previendo lo que mientras tanto puede suceder si a tal individuo no se le marca el alto. Su gabinete está constituido por personas que no me despiertan confianza como para suponer que se pondrán del lado del pueblo poniéndole a EPN un hasta aquí. En resumen, somos por ahora una nación inmersa en la arbitrariedad y prepotencia de un gobierno dantesco que en su actuar no se da cuenta que está abriendo un camino que para después del 2018 nos puede conducir a la desgracia que signifique un caos cada día más difícil de controlar.

EPN a lo largo de su administración como gobernador del Estado de México se hacía ver como seguro sucesor del presidente en turno, pero causando confusión en razón de irregularidades que nunca se aclararon. Muchos se preguntan cómo fue la realidad en torno a una esposa que murió sin mediar una aclaración confiable. Recuérdese además el caso de una niña víctima de un supuesto secuestro en el marco de un infierno ¿Y qué hacia mientras tanto desde fuera del país su padrino Arturo Montiel…?

 Ya como presidente, su incapacidad, tendencia a la demagogia, la aparición de propiedades sospechosas así como enfermedades no aclaradas, etc. empezaron a hacer desconfiar en serio a los gobernados. Eso sí, siempre que algo quedaba a la vista se mostraba experto en la acción de pedir perdón aplaudido solamente por sus allegados.

A esta fecha y ya sintiendo angustia me pregunto: ¿Qué clase de circo tendrá que armar el PRI a efecto de borrar las malas huellas de EPN para entonces abrir el camino a un sucesor honesto y preparado…? Y por el lado del PAN ¿Somos tan ingenuos al creer que la esposa del nefasto Felipe Calderón está capaz para sacarnos del atolladero…? o ¿Morena con López Obrador y su pandilla pondrá a México en el grupo de los poderosos, honestos, preparados y decentes…?

Me he extendido mucho en este artículo. Simplemente si hubiera hecho un resumen de solo lo que en este día llevó a cabo EPN, con eso sería suficiente y hasta sobraría a efecto de pedirle su renuncia.

@ap_penalosa