A lo largo de varios años he insistido en los artículos que publico respecto a mi país, #México, que mientras no se cuente con una auténtica plataforma de educación de calidad masiva de la cual derive conciencia de nación, nuestra realidad será dantesca. Estamos cayendo en un fondo muy profundo del cual será muy difícil salir, mientras patanes y oportunistas que se dicen maestros hagan de las suyas con el beneplácito y apoyo de muchos políticos al punto de provocar que nuestra patria sufra un desgajamiento dramático por estar ubicada en un status de fragilidad sin precedentes. Los que se dicen gobernarnos empezando por Enrique Peña Nieto, a más de ser incapaces, cínicos y sinvergüenzas, si no se someten a un “hasta aquí”, nos llevarán a prever un futuro muy adverso.

Y mientras corren olimpiadas por cierto muy deslucidas y frustrantes para los mexicanos, lo cual es otro signo de nuestra mediocridad, a lo largo de las dos últimas semanas hemos encontrado que quienes se dicen o son oficialmente autoridades han caído en las garras de un sindicato que debiera causarnos rabia, tristeza y ansiedad. Me refiero a la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación.

 Lo peor de todo esto está en que el gobierno está observándose sumiso, impotente sin saber qué nuevo camino tomar a 2 días de que se inicien los cursos a nivel nacional, pero advertido que por lo pronto en Oaxaca y Chiapas el programa previsto no se va a suceder. Mientras, millones de niños se quedarán sin clases por un tiempo indefinido.

Apareció de pronto hace pocos meses un nuevo secretario de educación que actuaba antes como secretario particular de Peña Nieto. Se suponía capaz y decidido a echar mano de todos los recursos necesarios para poner fin a un conflicto que ya suma muchos años. Dio la impresión por sus primeras acciones que efectivamente iría en la línea orientada a una auténtica estrategia de  urgente depuración. Se les suspendió el pago a todos los faltantes y hasta ingresó en la cárcel a profesores fantasmas y a algunos cuantos lideres oportunistas. Semanas después lo inédito: ante las presiones de (¿quién o quiénes podrán ser?) ese mismo secretario de educación se vio obligado a dar marcha atrás respecto de aquello a lo que se comprometió incluyendo lo que había sido objetivo sin equa non, esto es: someter a los maestros a exámenes que dieran fe en torno a la calidad a que está obligado a exhibir un mentor.

¡Pobre de nuestro México…! Las escuelas particulares que supuestamente, (repito: supuestamente), se caracterizan por una alta calidad, están muy lejos del alcance de todos. Del total de escuelas oficiales, un buen número de maestros están lejos de las necesarias actualizaciones y de ingresos dignos. Se supone que la educación secundaria es obligatoria y no obstante es enorme la población de hijos obligados a trabajar para ayudar a sus padres en la búsqueda del sustento. De las universidades particulares ni hablar. Están reservadas como servicios de lujo. Y en relación a universidades públicas como la UNAM, el IPN, la UAM, etc. de cada 100 estudiantes, apenas logra su ingreso 1.

Y a Usted señor Peña Nieto ¿no le causa vergüenza todo esto…? No lo estoy insultando, solo trato de demostrar lo pobre hombre que es Usted aunado a su gabinete de corruptos. Espero que los años que le faltan pasen muy pronto y vaya a hacer sus ridículos al extranjero presumiendo su nuevo avión.

¿Y quienes vendrán después de que concluya su gestión este palurdo…?

Ap_penalosa