Excelentes lectores. A ustedes dirijo estas palabras cuando quiero evocar la definición del #arte contemporáneo. Es difícil explicar la valuación de este fenómeno, mas por ello hacemos algunas declaraciones respetuosas expresándonos entorno al Universo de museos, galerías y exposiciones españolas.

Dada la crisis económica mundial, situación que hemos analizado de modo tangencial a la obra de arte o al autor como tal, no es posible avanzar más rápido o quedarnos mas tiempo en los distintos lugares que visitamos en tiempo record.

Uno para comprender el valor financiero de modo legítimo, no puede cerrarse a una sola evidencia, por ello no sobre poner aquí algo tan particular como una disciplina estética a la vez de repertorio digital, para tener mejor idea de lo que estaba pasando mientras el mundo daba vueltas.

Pamplona es la ciudad perfecta para esta teorización. España en su federación ha dado permiso para que se filtrara cada elemento en la modernización y paulatina postmodernización de todas las civilizaciones conocidas.

Su escuela ha pasado de la Academia en su fomento a la promoción del arte para invertir en el concepto, aquello que se nos escapa en la repetición de la modernidad no sin hacer cuerpo físico en muy valiosas y finas obras mas artesanales con reminiscencia retro.

Erróneamente se toma a España como un lugar de veraneo y para hacer la fiesta, esto es verdadero, mas queda ante nosotros ir mas lejos de la tradición.

Nos intriga corroborar un desplazamiento en el valor del artista, para dar salida a genios relacionistas y comisarios de nueva generación quienes colaboran, organizan y desplazan las exposiciones de los artistas populares al día desde los baby boom y hasta el arte de algunos millenials.

Crucemos la ciudad en tres trazos. Al extremo que emplaza monumentales Centros Hospitalarios, el límite de una ciudad antigua, se ensancha en torno a lo universitario, al arte/ciencia/aprende y por consecuencia a una variante de lo contemporáneo comercial. 

Haría falta ser especialista de #Fontcuberta para sacarle brillo a esta experiencia y contar la pertinencia de una trayectoria. El acceso principal nos invita a descender primero con las ideas de un hombre cuyo propósito es separarnos de la realidad... de algún modo hacer magia. 

Gracias a la intervención del guardia que nos indicó algunos consejos, la experiencia resultó mas efectiva, pues la constante observancia de una figura autoritaria nos conmina a un entendimiento, aveces opuesto a lo que el museo y el propio artista quieren transparentar con instalaciones en vez de obras maestras.

Nos transportamos en un hechizo en el último día de la exhibición en el Museo Universidad de Navarra versada como inmersión a varias facetas del pensamiento moderno de un creador cuyo punto de partida no son las bellas artes por si mismas. 

En una sala "Camuflaje" nos trastorna con el escándalo Ameisenhaufen de la investihación   genética llevada al límite entre lo posible o mutante y lo imaginado evolutivo.

La virtud en la elaboración de piezas disecadas de aberraciones y fotos muy realistas añade a un terror mediático acerca de las especies que vendrían después de la guerra y los beneficios en el estudio del genoma.

Tras ver muchos ejemplos de mash-up entre especies de mamíferos y aves o reptiles, nos desplazamos a otras conversaciones con el paisaje romántico de "Orogénesis" y la flora o "Herbarium".

En todo el camino está lo que parece ser el Caballero con la mano en el pecho, un retrato del Greco. Al ver nuestra confusión inmediata, el guarda advierte que pasamos de largo la finalidad del proyecto que nos atrapa sin saber de que se trata la propuesta.

El artista quiere que observemos las diferencias entre una imitación y otra, luego hay un par de salas magníficas donde quedó la Colección de María Josefa Huarte. En otra mas se expone De Laboris, la obra de Pierre Gonnord. En la torre se muestra Atelieretaguardia con heliografías y uno puede llevar alguna exclusiva publicación especializada. #internaicional españa