Como cada año, en el mes de octubre se realiza la campaña de concientización para la prevención y lucha contra el cáncer de mama.

Cinco mil quinientas mujeres mueren al año en México por esta enfermedad.

Ignorancia, tabú, desconocimiento o pena, son tan solo algunos de los factores que influyen negativamente, para que las mujeres tomen la iniciativa de revisarse y acudir a una clínica de #Salud, a realizarse la mastografía que puede llegar a salvar su vida.

En muchos de los casos influye la decisión del esposo que por ignorancia, no permite que su esposa sea revisada de los senos, por un doctor de sexo masculino.

En la actualidad, sabemos que el cáncer es curable siempre y cuando sea detectado a tiempo.

Afortunadamente el Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS, ha reducido en los últimos 15 años, la tasa de mortalidad por cáncer de mama en un 20%.

La detección oportuna y la prevención han ayudado a que muchas familias mexicanas no tengan que padecer la perdida de algún ser querido por esta grave enfermedad.

En el año 2012 en el IMSS, se realizaron un millón de mastografías. En este año 2016 la cantidad de estudios aumentó a un millón trescientos mil y se espera que para el próximo año, se realicen un millón cuatrocientos mil estudios que logren salvar vidas humanas.

Anteriormente esta enfermedad era la primera causa de muerte en la población, en la actualidad y gracias al interés de la sociedad ya no ocupa este lugar, pasando a una segunda posición.

Tan importante es este problema de salud pública, que durante este mes de octubre, todos los deportes, conciertos, programas de televisión, las dependencias de gobierno y la iniciativa privada “pinta de color rosa” sus actividades, como parte de la campaña de difusión para la concientización de la sociedad y prevención de la enfermedad, ayudando de esta forma a bajar la tasa de mortalidad por esta causa.

El IMSS, ha decidido invertir 360 millones de pesos en la compra de mastógrafos, como muestra del interés de las autoridades de salud por el control de este malestar.

Esta inversión se realizará en dos partidas de 180 millones cada una durante los años 2017 y 2018.

Adicionalmente al IMSS, existen algunas instituciones que ofrecen el apoyo para el tratamiento de esta enfermedad y que son apoyadas con recursos aportados por la iniciativa privada.

Para la identificación de esta enfermedad, es fundamental la autoexploración por parte de las mujeres, para que en caso de identificar alguna anomalía en el seno, acuda a la brevedad a realizarse una mastografía y verificar de esta forma la enfermedad, la cual en una etapa temprana es tratable y curable.

El cáncer es una enfermedad silenciosa, es por ello que cuando se detecta en una etapa avanzada, en la mayoría de los casos ya no es posible ayudar para salvar la vida.

Tan solo unos minutos en una revisión diaria frente al espejo, puede llegar a ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Es nuestro deber como ciudadanos, el apoyar este movimiento para que cada día, menos familias sufran la pérdida de un ser querido. #cancer de mama