En cada texto he descrito los recintos en la CDMX pensando en un porcentaje de la población quienes seguramente habrán mejor modo para acercarse a su Patrimonio. Se ha justificado en cada medida la necesidad del centro en el haber contemporáneo, mas comprendo si llegan a cansarse del fotograma de la mega urbe y sientan siendo céntricos un pull hacia el interior de la República.

Entre más contempla uno en la experiencia cotidiana, más capaz es de asumir una identidad o estilo de vida. Por ello motivamos su entusiasmo buscando reflejarnos en cada punto contra el arte; inconformes por manejarnos desde la historia para hacer el cuento mas sencillo.

Si sólo apreciamos el cuadro que pintan los medios de comunicación tradicionales, sería necesario sacrificar otras versiones que comienzan a revelarse como un mercado potencial en torno al uso de la información. En este caso precisamos sacarlos del lugar común para exhibir la diversidad. 

Espero este mensaje llegue a ustedes en buena hora y posean dos elementos esenciales. Primero un presupuesto de 500 pesos. En segundo usted supondrá un espíritu voluntarioso pues el testimonio de nuestras realidades no es muy halagüeño desde la descripción que tiende a la estética.

Todo consiste en que se dirija a una de las Centrales de Autobuses. El metro fue diseñado para que sus rutas estén vinculadas. Todo es moderno y antiguo; los caminos no son otros. En otras épocas habrán tenido menos ventajas guiándolos en la extensión del paisaje.

A 60 pesos le va a costar un viaje en vehículos cuya elegancia y comodidad merecen otro nombre. Desde Observatorio se hacen un par de horas dependiendo del tráfico. Salimos de la gran meca por la no tan nueva autopista asustándonos por la plaga de cemento y varilla... por los pasos en Constituyentes y los nuevos túneles y puentes.

Periféricos, avanzamos en taxi hacia la pirámide de Ehecatl. El peligro regional no esta en 80 & del costo de una experiencia trascendente, sino en la perspectiva de una de las regiones más pobladas. 

La ciudad en aquel municipio se extiende y rebasa el ordenamiento lógico. En una cerro se encuentra incrustada una coqueta pirámide como un observatorio. Nos vale la imaginación para decir que es un espacio de recreo. El recorrido incluye el filoso ascenso a un nivel consciencia donde no hay accidentes.

Rumbo a Atlacomulco caminamos el centro ceremonial, 50 pasos después Calixtlahuaca termina y comienza el regreso hacia la iglesia que estaba cerrada. Ante el terror de los coches 160 pesos mas tarde, asistimos a una de las plazas consentidas de los mexicanos.

La capital del #Estado de México impecable con el orgullo de haber dado nicho nuestro mejor gallo. El Dr Eruviel no deja marca en el escenario bellísimo compuesto por varias plazas, edificios y museos de varios gustos.

Descuidado el asunto restaurantero, pero con 100 pesos, uno se puede dar gusto y acreditar en el campo de la gastronomía de la torta, el esquite y el algodón de azúcar. Mas resta 1 km de chocolatinas y dulces de muertos si uno quiere hacer souvenir.

A nuestra mano el Museo de Nishisawa, el de Velasco, el de la Estampa, el de la Acuarela. Para el que se aburre, el Cosmovitral, y ya no digamos el reconocimiento de aciertos como el Teatro Morelos y la Alameda.

Asistimos a una excelente exposición temática sobre la vida y obra de Darwin en el Museo de Bellas Artes. No sobra el asombro. De regreso se recomienda tomar en bus en el Paseo de Tollocan, lejos del hormiguero vehicular municipal.  #Cultura Ciudad de México #turismo regional