Pues Donald #Trump ya ganó y ahora que eso es un hecho debemos empezar a pensar en qué nos va a afectar a todo el mundo, pero en particular a América Latina y a México. Recordemos que toda la campaña de Donald Trump se centró en los mexicanos, en lo que haría desde el primer día de gobierno. Incluso estuvo en #México y se reunió con el Presidente Enrique Peña Nieto.

Pero, para quienes no han estado al día, estas son algunas de las promesas de campaña que, ahora que ganó Donald Trump, amenaza con cumplir desde el primer día de su gobierno, el 20 de enero del 2017.

1.- El Muro

Su campaña se centra en la propuesta de un muro por toda la frontera entre México y #Estados Unidos. ¡Un muro! Claro que eso sólo es la parte mala, lo peor es que lo pagaríamos los mexicanos. Miles de millones de pesos costaría ese muro que mediría 3000 kilómetros de longitud.

2.- Remesas

Para asegurarse de que México pague el muro pretende retener las remesas que envían los mexicanos en Estados Unidos a México, algo así como 25 mil millones de dólares y que es parte fundamental de la economía mexicana, sólo por debajo de los ingresos petroleros y de turismo.

3.- Visas

Donald Trump pretende subir el costo de la visa americana como manera de presión por el mismo muro, o de plano ¡cancelarla hasta que México pague! O sea, que no sólo es contra los mexicanos indocumentados en Estados Unidos, sino también con los que legalmente se quieran ir, hasta de vacaciones.

4.- Deportaciones

Como el señor Donald Trump no quiere a los mexicanos, y menos a los indocumentados, quiere regresar a 11 millones. ¿Dónde los vamos a meter?

Eso sería una verdadera tragedia, pues aunado a que ya no enviarían algunos millones de pesos en remesas, sería un gasto enorme para el gobierno mexicano, ¿en qué van a trabajar? ¿Dónde van a vivir? y los que tienen hijos nacidos en Estados Unidos, esos niños ya son ciudadanos americanos, ¿dónde los van a dejar?

5.- Peso

Desde que se anunció su candidatura, el peso empezó a caer, al ganar ¡el dolar ya pasa los 20 pesos! Se estima que el próximo año la economía mexicana caiga 5% del PIB.