Se habla mucho de la violencia a la mujer, la cual definitivamente es recriminable y ofensiva para una sociedad que se autonombra “avanzada”.

Sin embargo y de lo poco que se habla es de la violencia física y emocional que ejercen algunas mujeres a sus parejas.

No solo ellas sufren, también cientos o quizás miles de hombres padecen de golpes, maltrato y agresiones físicas, sexuales y emocionales que en la mayoría de los casos también dejan huellas imborrables.

No sabemos cuantos hombres pueden padecer este mal, debido a que usualmente no se denuncia y se calla por vergüenza social.

Ciertamente si un hombre es golpeado por su mujer, se debe en gran medida a una baja autoestima lo que provoca que ella, tome el rol de dominante con las agraviantes del caso.

La burla y la pena son motivos suficientes para mantener en silencio y en el anonimato al agredido.

Situaciones como un mayor ingreso económico de parte de ella, agravan la situación.

Lo cierto es que la agresión a cualquier persona o animal de forma deliberada, es un acto criticable y reprobable.

Por cierto, mejor me voy… ¡porque ahí viene mi esposa! #Violencia #Matrimonio