"Pégame pero no me dejes", "En la cara no porque mañana trabajo", "Si te pego es porque te quiero". ¿Cuántas veces hemos escuchado este tipo de expresiones?

La mayoría de las veces se pronuncian a modo de broma, para tratar de simular algo que pudiera llegar a suceder.

Sin embargo la #Violencia contra la mujer, es un hecho que ha aumentado de forma considerable en los últimos años.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, se destaca que 8 de cada 10 mujeres son víctimas de violencia ya sea física, sexual, psicológica, patrimonial o económica.

¿Qué lleva a un hombre a agredir a su pareja? Machismo, celos, inseguridad, falta de valores y de respeto son tan solo algunos de los motivos por los cuales un "hombre", decide agarrar del cabello a su mujer, y propinarle una serie de puñetazos y patadas en cara y cuerpo con la finalidad de desquitar su coraje y de demostrarle "quien es el que manda en casa".

Lo cierto es que estos seres que más que llamarse hombres, se les debería de denominar, catalogar o etiquetar con el título de "bestias peludas" ya que aunque hablen, son más estúpidos y carentes de cerebro que un animal (con el debido respeto que me merecen todos los animales de la naturaleza).

¿Qué tan fuerte puede ser un problema con la pareja que se tiene que arreglar a golpes?

Desafortunadamente este tipo de actitudes y actos de venganza son producto de una educación machista de personas incultas, que a estas "bestias peludas" les han enseñado que ésa, es la única manera de solucionar los problemas.

El machismo se enseña en casa, desde el padre que golpea a la esposa, hasta la misma madre que protege al hijo varón en exceso, sirviéndole, lavándole su ropa, protegiéndole en su escuela, con sus amigos e inclusive en su trabajo y enseñándole que las mujeres, "deben de estar a su servicio".

El verdadero amor no lastima y los golpes generan odio, el odio genera violencia y la violencia puede llegar a generar muerte.

En este mundo de cabeza, existen razas en donde es permisible la violación a las mujeres y existen países en donde si la mujer se atreve a regresar la golpiza o inclusive matar a su agresor, es refundida en la cárcel como si fuese lo peor de la sociedad, cuando ella lo único que hizo fue salvar su vida.

En nuestro país los #Feminicidios han cobrado en los últimos años, un incremento considerable, como consecuencia de la inseguridad aunado a la falta de un Estado de Derecho que castigue de forma ejemplar a estos agresores.

Los feminicidios se han vuelto costumbre y ya ni las mismas autoridades, han tomado cartas serias en el asunto.

Muchas mujeres son secuestradas y desaparecen en todo el territorio nacional, muchas de ellas -las afortunadas- regresan a casa, pero muchas otras aparecen en bolsas de plásticos destazadas en cualquier predio abandonado.

Sin embargo la violencia o agresión también se ejerce hacia los hombres y a los hijos, situaciones que como sociedad, debemos también de poner la debida atención y no permitir que crezca, desvirtuando las bases de nuestra sociedad ya de por si tan golpeada y lastimada.