Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia suman un territorio que es la imagen de un conjunto de dictaduras insertas en las regiones del Mar Caribe, centro y sudamérica. Observándolas no nos explicamos cómo es posible que sigan persistiendo. Podría ser que sus habitantes se resignan por miedo a la represión o por su ignorancia. La falta de educación aunada al temor de perder la libertad, convierten a los habitantes de aquellos países en una especie de zombies.

Venezuela es gobernado por el orangután Nicolás Maduro, sucesor de otro igual de nombre Hugo Chávez. País que se debate en medio del terror, la carestía, la inflación y más calamidades.

Anuncios
Anuncios

Y mientras Maduro promete que llevará al país al triunfo del socialismo, no se inmuta a la vista de los tristes resultados provenientes de sus arbitrariedades. No me explico que a la vista de los desastres causados por los aludidos, un importante porciento de sus habitantes aplaudan haciendo de lado sus sufrimientos derivados de acciones que debemos calificar como bajezas.

Nicaragua es un país sui generis. Su gente no reacciona y se rebela debido a que en la práctica desconoce la democracia. Desde las épocas de los Somoza y hasta el día de hoy han pasado décadas que sumadas representan una mayor edad que la promedio en un ser humano. Daniel Ortega se ha aferrado al poder ahí donde gobiernan además varios miembros de su familia.

En Ecuador y Bolivia los presidentes Correa y Morales haciendo club con los dos antes mencionados, sus gobernados ya están resignados luego de las tantas modificaciones a sus constituciones para abrir paso cada vez a la reelección, con el argumento de que el camino al socialismo hace indispensable su presencia para que se pueda consolidar.

Anuncios

Faltaría agregar a la ex presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner. En todo el proceso de su gestión hacía mancuerna con el resto de aquellos 4 rufianes. Se exhibía como relevante factor para acrecentar el espíritu de un peronismo a mi juicio en decadencia. Esta mujer se vio obligada a abandonar sus intenciones gracias al empuje de los argentinos que no aceptaron seguir soportando además su corrupción.

Veamos ahora la situación significada en la aparición de Donald Trump como presidente electo de USA. Esto en caso de que antes de que asuma la presidencia oficialmente no sea víctima de algún atentado. Cada día engrosa el número de norteamericanos arrepentidos de haber votado por él y no nos extrañe una acción contra su persona en un país en el cual la incultura y el fanatismo crecen de manera geométrica.

Trump es fascista y mesiánico. Se sabe el hombre número 1 del país más poderoso del mundo y como fue con Hitler, podríamos esperar de él acciones agresivas que abarquen espacios más allá del entorno de su nación.

Anuncios

Así como en el caso de #México sobre el cual pretende sentar sus reales con la excusa de un estúpido nacionalismo, no sería sorpresa que de pronto buscara caminos con afán expansionista pretextando su intención de rescatar de la barbarie a los países oprimidos. Situación que podría llevarnos al caos en caso de que otros países se negaran a aceptar.

Observo al año 2017 a manera de un parte aguas. No solo me pregunto qué sucederá en el caso de México. Me pregunto también qué efectos conllevarán para el resto del mundo el arribo de Trump. Me hace recordar el refrán que a la letra dice: “no hagas cosas malas que parezcan buenas, ni cosas buenas que parezcan malas”.

@ap_penalosa