Después de las #elecciones parlamentarias del año pasado, el domino del partido #Rusia Unida se ha consolidado con 343 asientos en la Duma, contra un poco más de 100 escaños para la oposición. Dada esta tendencia, un revés electoral en las elecciones presidenciales del 2018 para el partido del Vladimir #Putin, parece muy poco probable. Lenin decía que en política no hay moral, solo conveniencia, y estas palabras reflejan la realidad de lista de posibles sucesores del Zar Vladimir en las elecciones más importantes de los siguientes 4 años.

Dmitry Medvedev, el obvio

El actual Primer Ministro, Medvedev ya ha sido Presidente de la Federación Rusa, del 2008 al 2012, cuando él y Putin intercambiaron posiciones.

Anuncios
Anuncios

Al término de su mandato, en lugar de buscar un segundo término, se hizo a un lado para que Putin tomara de nuevo el cargo. Sin embargo, Medvedev se asemeja a una figura de escudero más que de sucesor, por lo que es probable que una vez que Putin termine sui mandato, Medvedev tome un papel más secundario dentro de la política Rusa.

Valentina Matviyenko, el caballo negro

Matviyenko ocupa la presidencia del Consejo de la Federación, el tercer cargo electo más importante del país, y es la mujer más poderosa dentro del aparato político Ruso. Mujer conservadora, es bastante cercana al Presidente, y no sería extrañó que este la favoreciera una vez terminado su mandato.

Sergei Shoigu, el hombre fuerte

Shoigu es el ministro de defensa de Putin. Su posición ha tomado particular importancia gracias a la campaña militar en Siria y su papel en la anexión de Crimea.

Anuncios

Shoigu es General del ejército rojo, y ha jugado su papel en la política sin perder el apoyo de los militares. Su gran desventaja es no ser una figura particularmente popular y tener ascendencia Tuvana, etnia mongólica dentro de Rusia.

Natalia Poklonskaya, la favorita del público

La llamada princesa de hierro se convirtió en una sensación del internet luego de que se convirtiera en Fiscal General de la Republica de Crimea, luego de la anexión Rusa en 2014. Ocupa un escaño en la Duma desde el año pasado, y a sus 37 años, su nombre suena constantemente para tomar el lugar de Putin. Pero a pesar de su popularidad dentro y fuera del país, aun tendría que pasar por un veintena de políticos mejor posicionados que ella, por lo quizá tenga que esperar otros 12 años antes de convertirse en un candidato serio a la presidencia.

Vladimir Putin, el sempiterno

Y bien, la realidad es que Putin aún podría aspirar a un cuarto mandato. Luego de las reformas constitucionales hechas durante la presidencia de Medvedev, Putin podría reelegirse de nuevo, asegurando su presidencia hasta el 2024 y elevándose al nivel de Stalin, que sería el único gobernante de Rusia con más tiempo en el cargo desde las épocas imperiales. Putin aún no he decidido si buscara otro término, pero esa es una posibilidad que nadie descarta y que todos esperan.