Venezuela ha vivido en los últimos años situaciones de inestabilidad política, económica y social que han puesto en entredicho la existencia del sistema democrático, debido a la aplicación de políticas socialistas que desmejoran la calidad de vida de sus ciudadanos. La ejecución de programas socialistas para enfrentar el desempleo, la inflación, la escasez de alimentos y medicinas, el déficit de vivienda y el deterioro del ingreso familiar no han dado resultados positivos para los venezolanos, por otra parte los padres padecen diariamente los efectos del deterioro de la calidad de vida y no logran llevar el sustento necesario para sus niños.

Los sistemas de participación ciudadana, de distribución de los ingresos y el acceso a la #Educación y a la salud no favorecen a la población, lo que contribuye a incrementar los robos, secuestros y asesinatos en todos los estados del país.

Anuncios
Anuncios

Desde el año 1999 las desigualdades sociales han aumentado y no se han cumplido las expectativas de la mayoría de la población, por lo que se ha roto la relación adecuada entre el estado y la sociedad.

Socialismo del siglo XXI y pobreza

Actualmente muchos venezolanos con bajos nivel de educación básica, técnica y profesional emigran hacia otras naciones latinoamericanas, con el propósito de conseguir mejores oportunidades de desarrollo para sus familias y sobrevivir, como resultado del retroceso que implica para los hogares la aplicación de programas socialistas que les impide el acceso a la comida, medicinas, vivienda y transporte.

Este año 2017 el gobierno de Venezuela debe hacer frente a una crisis profunda, que sólo se resolverá si se atendieran las demandas de una economía más equitativa y un sistema democrático que articulara la inclusión de los ciudadanos, en lugar de la discriminación partidista.

Anuncios

Para el año 2017 se estima una alza inflacionaria, sin precedentes además de un severo desabastecimiento.

Numerosas protestas populares se realizaron en varias regiones del país durante el año 2016, específicamente en Caracas y otros estados como Sucre, Carabobo, Aragua, Miranda, Bolívar, Apure, Táchira, Anzoátegui, Mérida y Nueva Esparta. Miles de venezolanos exigieron aumentos salariales, acceso a la compra de productos de la canasta básica alimenticia, remedios, repuestos para automóviles y materiales de construcción. #Derechos Humanos #Corrupción