Hoy día México se encuentra inmerso en un cúmulo de calamidades. En el ámbito económico el triunfo de Donald Trump motiva temor, salida de capitales, especulación que puede propiciar una inflación incontrolable y más. Iniciamos el año observando la caída de un telón que nos hizo ver atónitos más mentiras del presidente Peña Nieto quien antes aseguró que la gasolina ya no volvería a subir de precio. También había prometido lo mismo en torno a la electricidad y el gas. Todo esto vino a ser un remate en contra de su popularidad que comparada con la de 5 presidentes que lo precedieron ha sido la más baja.

Lo peor de todo lo anterior se vino a significar en el hartazgo de un pueblo que empieza a dar señales de un camino a la violencia que en mi opinión de seguir avanzando vendría a significar cada vez más tragedias.

Anuncios
Anuncios

Carreteras bloqueadas, invasión de estaciones de servicio, suspensión del tráfico de mercancías a lo largo del país, etc. Y mientras lo anterior comenzó a suceder las noticias anunciaban que con motivo de la navidad y el año nuevo diputados y senadores recibirían dos bonos: uno por 150 mil pesos y otro por 104 mil respectivamente. Véase así el cinismo de un gobierno incapaz, insensible y burlón que no obstante todo lo anotado pretende convencernos en el sentido de que las cosas van marchando bien.

Hace poco más de un mes el Secretario de Defensa del país hizo declaraciones a mí entender inauditas. Manifestó en forma clara y tajante que se hacía urgente que los miembros de las fuerzas armadas deberían regresar a sus cuarteles para continuar su vida de soldados y hacer responsables de la seguridad nacional solamente a las organizaciones policiacas.

Anuncios

Esas declaraciones las hizo estando presente nuestro propio presidente, quien como es costumbre saliéndose de la tangente pretendió justificar sus acciones ante el militar con un discurso estúpido que una vez más dio por resultado exhibir su ignorancia, cobardía, demagogia y con todo ello su irresponsabilidad.

A mi parecer todo lo antes anotado me lleva a la conclusión de que nuestra nación se encuentra ya en la orilla. La veo como un barril de pólvora que en cualquier momento podría estallar lo cual resultaría muy triste y además dramático. Ver a un #México moderno en el cual sus pobladores entre sí se mantienen enfrentados sería algo que nunca había sucedido aún con todo y otros descalabros.

Recuerdo la fecha 1 de diciembre de 2006. Felipe Calderón Hinojosa juró como presidente en el marco de un ambiente turbio y dividido. En esa fecha en su discurso de toma de protesta fue cuando cometió el error de convocar a las fuerzas armadas a fin de que las mismas combatieran a la delincuencia, esto es convertir a los soldados en policías.

Anuncios

Lejos de que tal decisión diera buenos resultados por lo contrario el crimen organizado se incrementó notablemente. En la misma fecha pero del año 2012 Enrique Peña Nieto no solo no tomó conciencia de aquellos pésimos resultados, por el contrario, urgió a los militares a continuar con el mismo plan y vemos que al día de ahora la criminalidad lejos de decrecer ha aumentado considerablemente. Por mi parte entiendo la posición y argumentos del Secretario de Defensa, sin embargo me da la impresión que su discurso fue una advertencia al presidente y al país en el sentido de que la ruta que se está siguiendo podría dar por resultado hasta un golpe de estado. Así de grave.

Muy pronto sabremos qué pasará en nuestra patria en la cual 20 por ciento de gobernados son burócratas inútiles y un buen número de ellos además corruptos.

@ap_penalosa