A comienzos del año pasado impactó la noticia del fallecimiento de Edgar Mitchell, el sexto astronauta en pisar la luna. Este año también comienza con malas noticias desde este lado de la ciencia. La ##NASA informó a través de un comunicado que el astronauta Eugene Andrew Cernan, el último en caminar sobre la superficie lunar, murió este lunes a la edad de 82 años.

Recordemos que los afortunados que han puesto su pie en el único satélite natural de la Tierra son Neil Armstrong, Edwin ''Buzz'' Aldrin, Charles Conrad, Alan L. Bean, Alan Shepard, Edgar Mitchell, David Scott, John Young, James B. Irwin, Charles Duke, Harrison Schmitt y Eugene Cernan.

Anuncios
Anuncios

Eugene Cernan nació en el estado de Illinois el 14 de marzo de 1934, creció junto a su madre checa y su padre eslovaco en la ciudad de Chicago y terminó su colegiatura en la Proviso East High School ubicada en la villa Maywood del condado de Cook.

Posteriormente, Cernan obtuvo un título como ingeniero eléctrico en la Universidad Purdue de Indiana e ingresó en la armada como oficial de la reserva.

Luego se convirtió en piloto naval de jets e hizo un máster en Ciencias de Ingeniería Aeronáutica de la Escuela Naval de Postgrado de Estados Unidos.

Así logró ser capitán de la Armada y más adelante fue seleccionado para estar en el tercer grupo de astronautas de la NASA, rápidamente pasó de ser piloto naval y de caza a estar dentro del programa espacial estadounidense como tripulante de la cápsula Gemini 9A.

Anuncios

Después estuvo a bordo de la misión Apolo 10, la primera misión que pudo llevar una cámara de televisión a color para hacer transmisiones en vivo.

Finalmente, al comandar la misión Apolo 17 se convirtió en una de las tres personas que viajó dos veces a la luna y en la última que caminara sobre ella.

“Bob, soy Gene, estoy en la superficie, y como doy el último paso del hombre en esta superficie, de vuelta a casa por algún tiempo —aunque no hasta un futuro muy lejano—, simplemente me gustaría decir algo para la historia. Este desafío estadounidense de hoy ha forjado el destino del hombre del mañana. Y, al salir de la Luna en Taurus-Littrow [valle lunar en el que trabajaron], nos vamos como vinimos y, si Dios quiere, como volveremos, con paz y esperanza para toda la humanidad”.