La mayoría de las familias venezolanas consideran en la lista de compras semanales, el azúcar blanca refinada y morena o moscabada, sin embargo, el mantenimiento de estos hábitos alimenticios depende de la existencia de cultivos productivos de caña de azucar, específicamente en zonas con condiciones climáticas óptimas para estos sembradíos, como los estados Lara, Yaracuy, Portuguesa, Aragua, Carabobo, Sucre, Anzoátegui, Monagas, Zulia y Táchira.

La calidad de estos sembradíos y su exitosa cosecha requiere de suelos franco arcillosos, ambientes luminosos y un clima tropical. Sin embargo, la ejecución de programas de incentivos agroindustriales mal encaminados, dejan huellas negativas en las cifras de producción anual de este rubro agrícola que se reflejan de igual forma en los índices de pobreza.

Anuncios
Anuncios

Investigadores especializados en agronomía afirman que la caña de azucar es una planta capaz de almacenar en forma de sacarosa sintetizada el máximo de energía solar por hectátea y por mes. El clima más adecuado para su desarrollo es el tropical húmedo con verano prolongado y cálido, lluvias suficientes durante el período de crecimiento y un tiempo seco y relativamente frío para la temporada de maduración y cosecha. La caña de azucar se cultiva desde el nivel del mar, hasta los 1.500 metros.

Para tener ricas consechas

Las familias o grupos de trabajadores del agro que se dedican a la siembra de la caña de azucar, primero tienen como tarea limpiar el terreno cuidadosamente de malezas, para nivelar el campo. Luego se prepara mecánicamente con dos pases de arado, rastra y preparación se surcos que deben seguir en lo posible las curvas de nivel del terreno.

Anuncios

Si se desea dotar a estos sembradíos de un sistema de riego por aspersión, el campo debe establecerse en tablones separados por franjas de aproximadamente cuatro metros de ancho para ubicar el canal de riego.

Muchos agricultores se esfuerzan cada año para establecer y consolidar los sembradíos de caña de azúcar, planta que requiere de altas cantidades de nutrientes. Frecuentemente, a medida que el suelo está siendo explotado por sucesivos cultivos es normal que éste disminuya su fertilidad y deben utilizarse productos fertilizantes para alcanzar nuevamente altos rendimientos en cada cosecha.

Si se convirtieran en realidad los planes de desarrollo agrícola, se observarían positivos niveles de producción, que reflejan el largo proceso que se inicia con el trabajo arduo de los trabajadores agrícolas y culmina en miles de hogares venezolanos con elegantes tortas y pasteles, mostrando con orgullo el gran esfuerzo que supone el desarrollo y mantenimiento de estos cultivos en el país. #Cultura #Nutrición #Ecología