Por Mitzi Vera

Twitter: @mitziperiodista

Más que viajar, es vida

Para algunos viajar es un estilo de vida, no solo una moda o pasatiempo. Existen diferentes tipos de aventureros, desde los que van al mochilazo sin importar presupuesto, de ride, o los que de plano buscan comodidad como prioridad y se alojan en hoteles cinco estrellas. ¿Cuál de ellos eres tú?

Sin importar cuál sea tu preferencia al momento de ir de viaje, te dejo una lista que solo muy pocos entenderán. Si en tu tiempo libre te la pasas consultando las páginas de aerolíneas para cotizar nuevos destinos, este artículo es para ti.

Contemos :)

  • Llegas de un viaje y ya estás planeando el siguiente: No importa qué tan casado estés, en cuanto regresas a casa ya estás pensando en cuál será tu siguiente destino, si no es que ya lo tienes. Sin importar qué tan gastado quedaste de la última aventura, comienzas a cotizar la nueva. ¿Cuál es el lugar que visitarás ahora?
  • Prefieres viajar a tener un auto último modelo: Aunque bien el coche es muy útil, prefieres usar ese dinero en boletos de avión o en un viaje por el mundo. Algunos en tu familia lo encuentran ilógico, sobre todo los que son más grandes que tú.
  • Tu media naranja definitivamente sería un viajero: ¿Te imaginas compartir el amor por conocer lugares con alguien más? Piensas que si te enamoras, debe ser una persona todo terreno, que le entre a los mochilazos y no le moleste desplazarse en diferentes lugares.
  • Una boda no está en tus planes, prefieres gastar ese dinero en viajes: Luego de cotizar los gastos que involucra casarse, prefieres tener algo sencillo y la inversión fuerte usarla en otra parte del mundo.
  • Sueñas con llenar tu pasaporte de sellos: Cuentas las marquitas de tu librito y te pones como meta llenarlo.
  • Quieres más a tu país cada que regresas: Los viajes también sirven para valorar el lugar en el que vivimos, a nuestra familia cuando estamos lejos de ella y cada platillo que comemos en casa. A mí me pasó que cuando regresé de Madrid, días después visité el Centro Histórico de la Ciudad de México y aprecié más los edificios y construcciones. Pensé que me falta mucho por conocer en mi país; además cada que iba por tacos me sabían mejor que antes de irme.

Cómo te amo, comida

No sé ustedes, pero lo que más extraño cuando viajo es la comida de mi país; otro tema que les quiero contar para la siguiente colaboración es cuando fui por primera vez fuera de México con alguien: me enamoré, no sé, llegué sintiendo cosas. ¿Les ha ocurrido? Cuéntenme sus historias en redes sociales, para al menos saber que no fui la única.

Otra cosa que me pasó la primera vez que viajé fue que las películas las apreciaba de manera diferente cuando regresé, si veía una fotografía de los lugares que visité en alguna cuenta de Facebook ajena a la mía, me llenaba de emoción el saber que estuve ahí.

Siguiente parada...

Mi siguiente destino será Costa Rica, uno de mis propósitos para este año fue conocer más de Latinoamérica y de México. ¿El de ustedes?

No te pierdas:

Cinco consejos para ahorrar durante tu viaje en Europa (parte uno y dos)

Lo que amé y odié de Dinant

Lo que me sorprendió de Madrid

FB/ Mitziperiodista #Turismo