Nos une entre países la certeza de que somos un planeta azul. El agua y la propia atmósfera nos reflejan en el misterio de la identidad en cada nación. Mientras estamos en el centro, sentimos más confianza, es en la medida que nos alejamos de la masa continental que nos vienen las dudas.

Con la boca abierta uno recorre despacio 30 kilómetros en línea desde las marinas principales en San José del Cabo, hasta la suntuosa floración post moderna de #Cabo San Lucas, cuya población flotante rebasa la de locales; tanto así que es más común que se valúen y cobren productos y servicios directamente en dólares.

Un camino hilvanado a proa y popa con edificios de nuevo milenio nos asoma al puerto.

Anuncios
Anuncios

Ahí un buque turístico o dos bordean la costa. Digamos que la civilización va transformando la piedra en hermosos palacios con jardines y campos de golf, mientras hoteles flotantes internacionales fuera de serie sueltan a miles de turistas para fascinarlos un rato con todo tipo de mercancías.

Hace un frío californiano en diciembre, el desierto de rocas en la perspectiva no cubre del todo las ráfagas gélidas que vienen del océano. Nos topamos con farmacias a cada 100 pasos anunciando substancias activas y distintas pastillas como el viagra, cialis y levitra.

Lo cierto es que en San Lucas hay una excepcional coincidencia geográfica que une dos mares tras los riscos, no es raro el flujo de un turismo más especializado en las compras de moda, la pesca deportiva y los servicios de confort.

Para dar las mejores atenciones hay tanto lanchas y barcos de pesca como veleros de distintas tallas.

Anuncios

Algunos yates solo pueden entenderse considerando la lista de los más ricos de Forbes. No queda un aparcamiento libre, los muelles, los bares, los restaurantes todo esta lleno de extranjeros con ganas de festejo.

No fue fácil reencontrar al niño interno ahí, fue necesario caminar hasta los más profundo del mapa donde queda una playa. El caos del comercio nos aviva, pero da un poco de pánico pensar en las placas tectónicas y en la escasez del agua potable.

Pese al riesgo el proceso moderno se ha orientado también hacia el pueblo. Por ejemplo en honor a la Maestra Amelia Wilkes se ha adaptó una escuela conocida como de las Naciones Unidas en 2006 para inaugurar un recinto dedicado a la ciencia, en el cual se puede revisarse el pasado geológico, la cosmología, la geología, la arqueología y los retos presentes de Baja California, en relación a México y al mundo.

Fueron los Pericú quienes poblaron parcialmente las montañas aprovechando el agua de los manantiales, la rica flora y pesca. Los navegantes dieron con la zona entrado el Siglo XVI y en adelante la explotación ha permitido una economía sostenible y apetecible para los piratas.

Anuncios

La consolidación centenaria de México ha sido soporte para un crecimiento mermado durante la incertidumbre de las guerras internas; se entiende que hubo siempre familias cuyos negocios fomentaron el implemento de los avances tecnológicos.

Hay unos murales de muy buena escuela con tendencia a representar de modo propio los procesos de la historia que enmarcaban los ideales del muralismo en el Siglo XX. El museo tiene otros foros y exposiciones oportunos para una visita rápida que conlleva un pequeño parque con kiosco.

Mas allá en el pedregal otros grupos humanos conviven en una arquitectura que se adhiere a las montañas y promete vistas sensacionales de lo que sucede abajo. Hay un Liverpool y la ciudad se extiende con comercios y un desbordamiento de casas. #turismo cultural #crónica Baja California