Me había graduado hace un año de ingeniera en telecomunicaciones, voy a destacar que…era suficiente tanto sacrificio (?) porque… jamás me ha gustado la idea de estudiar a excesivas, sin embargo, decidí realizar este #viaje para buscar ese “algo” que no se haya en cualquier lugar.

¿Viajé para seguir estudiando?, ¿o…crecer profesionalmente como… todos lo hacen?, ¡Claro que no!, mis motivos eran otros: acumulación de estrés, liberación, presión social, complejos, decepciones amorosas, ¡necesitaba vivir y ver desde otra ventana, el mundo!; señal que mi familia no entiendía, una señal de que yo no tenía muy claro de lo que quería en ese entonces.

Anuncios
Anuncios

No sabía que tenía todas esas razones por hacerlo, las descubrí mientras viajaba, quizá suene duro decirlo, pero si no tienes claro de lo que quieres mientras continuas dentro de tu zona de confort, ¡te perderás!, ¡no valoras!, ¡ni amas!, solamente eres tú y el mundo.

Viajé con mi padre, él estaba entusiasmado de que tomara una maestría y por miedo a ser rechazada mi propuesta de viajar por recreación y bienestar emocional, ¡lo engañé!. Mi padre es un hombre que jamás tiene descanso, piensa que todo equivale a un trabajo y que vivir es solo para ello. Bien dicen: “nadie se conoce hasta que viajas con aquella persona”. Conocí su faceta excesiva por trabajar y me decepcionó. Durante el viaje pasee sola, viajaba de un punto a otro sin nadie. Él decía: “¡Ve tú!, porque yo estoy ocupado” o “ ¡No te arriesgues, es peligroso!”, me preguntaba a mí misma, cómo una persona viaja sin abstraer la esencia del lugar, cómo alguien puede viajar sin captar el sentido por el cual se viaja, acaso su motivo era acompañarme, o… quizá expiarme(?) Tengo 26 años y aún tengo que moverme bajo su mandato.

Anuncios

Cuando aquello sucedió sentí claustrofobia, entonces descubrí que jamás quise dejar mis orígenes, jamás dejé de amar lo que creí que odiaba, sino, huir de la sobreprotección de mi padre, de su dinero, de su estatus social, ¡Amo a mi país!, pero no la compañía de quien me presiona tanto; uno siempre piensa que los padres son la base fundamental en la vida pero cuando te sobreprotegen, cuando quieren tomar decisiones sobre ti sientes que ya no es normal, ¡ojo!, esto no quiere decir que no ame a mi familia, lo que no amo, es la atadura y la falta de apoyo emocional.

Durante cada día revelé que tengo una capacidad enorme de sentido de orientación. Dicen que “las mujeres no entendemos mapas”, ¡un mandato social que el género masculino acompaña!, ¡error número uno eliminado en mi lista de complejos!

Acepte que no soy una mujer de escritorio; más bien soy una mujer de retos, una alpinista. una montañista, una deportista, una exploradora. Mi energía siempre ha estado en el cuerpo y lamento no ser la mujer intelectual de oficina que mi padre quiere, sino, intelectualmente corporal, y si no es así, entonces, ¿por qué tengo la necesidad de ir hacia las montañas?, ¿por qué tengo el anhelo de estar junto a la naturaleza?, en fin, todo aquello me conlleva a seguir buscando lo que necesito como…un trabajo nómada (?), o… estar en constante movimiento (?), vivir en una casa rodante (?), y asumir riesgos (?), ¡quizá deba estar loca!

Yo creo que una mujer, debe de ponerse en primer lugar, porque en ciertos casos tenemos miedo a que nos castiguen por decidir.

Anuncios

No pierdas tu esencia por aprobación o dar felicidad. Motívate, innóvate, descúbrete. Al fin y al cabo hay muchas ideas por vivir y nadie puede hacerlo por ti. #liberacion #nomadas