El cambio climático origina daños a las zonas agrícolas potencialmente productoras y perjudican la exitosa evolución de los rendimientos de las tierras fértiles cultivadas durante años por la mano de obra campesina. En algunas ocasiones, y debido a la falta de controles, la capacidad de las sabanas ha disminuido, mediante las quemas y el sobrepastoreo, además los abusos de los cultivos han provocado la aceleración de muchos procesos erosivos.

Frente a un incremento de las épocas lluviosas, los resultados de la siembras y cosechas se ven severamente afectadas; pequeños y medianos inversionistas así como las grandes empresas no obtienen resultados exitosos en sus esfuerzos por producir los renglones agrícolas esperados. Tal situación ocurre si los bruscos cambios climáticos tienden hacia largas temporadas de sequías, los cultivos se ven impactados por daños ambientales y no producen lo suficiente para garantizar el normal desarrollo del ciclo productivo.

Los estudios realizados por geógrafos señalan la necesidad de establecer un sano equilibrio entre los recursos naturales de origen vegetal y el uso de ellos, de forma que propicie su importante conservación presente y futura para paliar los efectos nocivos de las inevitables transformaciones del clima.

Factores climáticos

La temperatura, la luz y el agua son los elementos físicos más importantes en las tierras agrícolas, debido a que las especies vegetales resisten temperaturas de distintas maneras, como máximas y mínimas, más allá de las cuales no pueden sobrevivir.

En los países latinos, los resultados de los sembradíos reflejan las características del clima tropical. En estas naciones, los largos períodos de verano favorecen muchos tipos de cosechas, la excelente luminosidad de los climas soleados propician las funciones de reproducción y la rentabilidad económica de los cultivos.

Frente a esta realidad, se desarrollan programas educativos permanentes para mantener a las empresas agrícolas cada vez más informadas y afrontar las adversas situaciones climáticas presentes y del futuro, darle buen uso a las tierras productoras, con énfasis en la conservación y protección de la naturaleza. #Educación #Trabajo #Ecología