Los cambios climáticos ocurridos en el planeta como resultado del acelerado crecimiento industrial y el descontrol de agentes contaminantes interfieren en los asentamientos humanos, promoviendo desplazamientos y mezclas de razas en la búsqueda de condiciones viables para la organización de la vida en sociedad.

Investigaciones realizadas por sociólogos y médicos demuestran que la influencia de las transformaciones bruscas del clima en la población se manifiestan directamente sobre el organismo humano, incentivando la aparición de enfermedades, reflejo del calor o frío excesivos. Además afectan de manera indirecta elementos naturales como el suelo, la vegetación y los procesos agrícolas de las comunidades. Ambas consecuencias recaen directamente en la forma como se consolidan los asentamientos poblacionales, o por el contrario, promueven los procesos migratorios en la búsqueda de mejores condiciones de vida por parte de los emigrantes.

¿A dónde ir?

La ocurrencia de terremotos, inundaciones, huracanes y otros fenómenos constituyen motivos para el aumento de los desplazamientos humanos. En este sentido es común observar el arribo de inmigrantes procedentes de Europa y del resto del mundo al continente americano.

Las necesidades de encontrar un mejor lugar para vivir por parte de la población de los países del norte de África hace que sus ciudadanos se desplacen hacia Europa, aprovechando el estrecho de Gibraltar y del mar Mediterráneo. Por su parte, Australia es el principal país receptor de inmigrantes que proceden del Reino Unido y China.

Las demandas de mejores condiciones de vida que se inician por los daños climáticos están generalmente acompañadas de falta de puestos de trabajo, bajas en los niveles de producción y la aparición de enfermedades y epidemias.

Por lo general, la población tiende a establecerse en las zonas litorales y rechazar el interior de los continentes, en este sentido los cambios climáticos definen para los emigrantes el camino a seguir. Otros factores de tipo geográfico y de accesibilidad también interfieren en la forma como se establezcan o se transformen los asentamientos de la población.

Para mejorar esta problemática, los impactos negativos que contribuyen a erosionar el ambiente deberán reducirse, fundamentalmente por las naciones industrializadas, que generan mayor volumen de elementos tóxicos y alteran las condiciones de vida de los ciudadanos. #Inmigración #Derechos Humanos #Donald Trump