Con sólo 35 días en la presidencia, #Donald Trump parece ser muy persistente con endurecer las políticas migratorias. Las nuevas reglas en la Casa Blanca están siendo tan estrictas que si Trump hubiera sido Presidente en 1990, hasta la Primera Dama habría sido susceptible de ser deportada.

Las medidas anti migratorias de Trump expanden la política de administración de Obama, enfocada en deportar a migrantes indocumentados acusados de crímenes violentos. Trump agrega a esto a personas que han cometido cualquier tipo de crimen, incluyendo fraudes o algún tipo de conexión, deliberada o tergiversada, con cualquier asunto oficial ante autoridades gubernamentales.

Anuncios
Anuncios

De acuerdo con un reporte de Slate.com, dos abogados de #migración aseguran que estas nuevas políticas de Trump habrían afectado a #Melania en 1996, quien trabajó como modelo en Estados Unidos mientras tenía una visa de turista. Legalmente habría necesitado una visa de trabajo, la cual adquirió unos meses después. Melania obtuvo una “Green Card” en 2001 y hasta 2006 se convirtió en residente de Estados Unidos. Se casó con Donald Trump en 2005.

Aunque el abogado de Melania publicó una declaración diciendo que no tiene conocimiento de dichos documentos, nunca negó la acusación de que la Primera Dama trabajó con una visa de turista.

“Si las políticas actuales hubieran sido efectivas en ese entonces, su caso habría sido prioridad de revisión”, dijo Hasan Shafiqullah, abogado de Legal Aid Society.

Anuncios

Cheryl David, especialista en migración en la ciudad de Nueva York dijo a Slate: “Si Melania trabajó con su visa de turista definitivamente violó su estatus migratorio y pudieron haberle quitado su visa”.

David agregó que las posibilidades de ser identificado haciendo algo como lo que hizo Melania son mínimas. A menos que la persona deje el país, regrese y alguna autoridad, por ejemplo en la frontera, encuentre datos de contacto de su trabajo o algún indicio de que trabajo sin tener la visa correspondiente.

Aún así, personas que se ven "más adineradas" como Melania, quien ya había modelado antes en Europa, son poco susceptibles de ser deportadas, algo que tal vez cambie bajo la administración de Trump, quien ha dicho que quien viole leyes en Estados Unidos de cualquier forma "tendrá que irse".