El trágico huracán Katrina constituye uno de los peores desastres naturales de la historia de Estados Unidos, tras el lamentable fallecimiento de mil 200 personas en Louisiana, Mississippi y Alabama, convirtiéndolo en el tercer huracán más perjudicial ocurrido en este país de América del Norte.

Anuncios

El 26 de agosto de 2005, tras dejar siete muertos e innumerables daños materiales a su paso por Florida, Katrina continuó su recorrido hacia el Golfo de México y, el día 28, alcanzó la categoría 5, la máxima en la escala Saffir Simpson, empleada internacionalmente para medir la intensidad de los huracanes con vientos que sobrepasan los 280 kilómetros por hora.

Según los reportes de las autoridades americanas, el 29 de agosto, luego de dejar su huella devastadora en Louisiana y Mississipi, Katrina perdió la categoría de huracán y se transformó en una tormenta tropical, clasificación que recibe la siguiente graduación inferior en la escala de intensidad. La fuerza del Katrina se concentró en Nueva Orleans, la ciudad más grande del estado de Louisiana, así como el principal puerto del río Mississipi, la rodea el lago Pontchartrain y llanuras húmedas protegidas por un complejo sistema de diques, diseñados para resistir huracanes de categoría 3. Cuando el Katrina alcanzó la ciudad tenía categoría 4.

Esfuerzos para vivir mejor

Grandes muestras de solidaridad han permitido que Nueva Orleans se recupere lentamente de estos terribles hechos que dejaron marcas indelebles en esta ciudad norteamericana. Muchos planes educativos, de prevención y alerta a las comunidades se han ejecutado en estos últimos años con la finalidad de apoyar a las familias afectadas por esta terrible catastrofe natural.

El diseño y la aplicación de estos programas cuenta con el apoyo de diferentes organizaciones y tienen como propósito capacitar a las familias y propiciar el conocimiento de las cualidades geográficas de este estado. Múltiples ayudas siguen recibiendo los grupos familiares desplazados provenientes de esta localidad, mítica cuna del jazz.

Para muchas personas oriundas de estas ciudades, siempre habrá un después y un antes del Katrina, el devastador huracán que destruyó sus casas y recuerdos. Parte de las responsabilidades ejecutadas por las instituciones encargadas se concentran en ofrecer las orientaciones necesarias para que estos tristes acontecimientos no vuelvan a ocurrir. #Gobierno #Educación #Ecología