El culpable del atentado residía en #Birmingham, donde también alquiló el auto con el que realizó su atroz plan. Posterior al ataque, se ejecutaron varios arrestos en seis direcciones diferentes de Birmingham, Londres y otras ciudades del país, según declaraciones de la policía del 23 de marzo, sin dar más detalles de la identidad de los detenidos.

Birmingham, la segunda ciudad más grande de Inglaterra ubicada en el centro del país, es una localidad con mala reputación desde hace varios años debido a las conexiones descubiertas con diversos ataques terroristas. Es la ciudad originaria o de residencia de varios militantes terroristas islámicos condenados, incluyendo algunos vinculados a los ataques del 11 de septiembre, a los atentados de París del 13 de noviembre 2015 y de Bruselas del 22 de marzo 2016.

Anuncios
Anuncios

¿Qué es lo que lleva a la radicalización?

Un informe reciente de la Henry Jackson Society, una organización de investigación política conservadora, encontró que uno de cada 10 militantes islámicos condenados en Gran Bretaña provienen de cinco barrios de Birmingham ¿Qué tiene de específico esta ciudad británica con respecto a otras?

Birmingham cuenta con 22% de musulmanes y gracias a su pasado industrial ha sido durante mucho tiempo el hogar de diversas comunidades de todo el mundo. Sin embargo, en los últimos años se ha observado un aislamiento creciente de la comunidad musulmana.

El radicalismo de los jóvenes es atribuido a las condiciones de pobreza, de abuso de drogas y de marginación que hacen de éstos presas fácil para ser manipulados. Según un testimonio presentado por The Guardian: “Ellos (los jóvenes) quieren un sentido de pertenencia.

Anuncios

Sienten que no pertenecen al Reino Unido, a pesar de que nacieron aquí. Se sienten rechazados por su país y no tienen a dónde ir. No es una cosa islámica. Se trata de sentirse condenado al destierro”. Esto se explica por el hecho que la identidad de una persona está formada por varios componentes y cuando uno de estos se ve negada, como el hecho de ser constantemente rechazado de un grupo social al que uno se identifica, hace resaltar otros componentes para sanar el sentido de pertenencia. Igualmente, cuando uno de los componentes se ve atacado, como por ejemplo los actos de odio (o considerados como tal), hacen resaltar ese mismo componente, que es puesto en evidencia como estandarte, pudiendo haber un repliegue hacia este mismo y desconfianza hacia los no pertenecientes al grupo. Esto hace del individuo presa fácil a manipulaciones e ideas radicales (sean cual sean), lo que a su vez alimenta los estereotipos del resto de la sociedad, generando un círculo vicioso.

El Otro lado de la moneda

La mezquita central de Birmingham observa un aumento de actos islamofóbicos desde el ataque de Londres, lo que genera enojo en la comunidad musulmana y en las altas esferas de la religión, ya que se les culpa por actos de gente que no son consideradas como verdaderos musulmanes, según testimonios citados por The Guardian.

Anuncios

El caso de Birmingham no es único, pues se puede encontrar en varias partes del mundo; no es cuestión de una ciudad o población o religión, sino que ¡es un #Problema social general! Recordemos que el odio sólo genera más odio y que la ignorancia, tanto del otro como de lo que a uno le concierne es la fuente de todos los males. #Terrorismo