Para impulsar nuevas vías de crecimiento económico, algunos países latinoamericanos intensifican sus esfuerzos en los cultivos agroindustriales, como las siembras algodoneras, entre ellos Brasil, Colombia y Venezuela, con el propósito de satisfacer la demanda interna y, dependiendo de sus rendimientos, incursionar en mercados foráneos por la vía de las exportaciones.

Los altos rendimientos de la producción agrícola de algodón se alcanzan a través de estrategias gubernamentales como el otorgamiento de créditos y asistencia técnica, control de importaciones de artículos manufacturados de este material, garantía de recepción de cosechas y fijación de precios mínimos por toneladas, entre otros estímulos para aumentar la producción.

Anuncios
Anuncios

El éxito de estos sembradíos en América Latina, proviene de los requerimientos naturales de este tipo de cultivo, propio de las zonas cálidas, esta cualidad ha permitido su producción masiva en países tropicales, generación de numerosos puestos de trabajo e incorporación de nuevas tecnologías agroindustriales.

Planta utilitaria

Los estudios realizados por investigadores señalan que el algodón es una planta de rasgos textiles que se cultivan desde tiempos remotos, debido a su excelente utilidad en la confección de vestimentas, que servían a las comunidades para protegerlas de las inclemencias medioambientales.

Herodoto, el historiador griego de la antigüedad, a quien se le deben importantes referencias sobre los pueblos que recorrió en su época, describió el algodón como una "especie de planta que produce, en lugar de frutos, una lana de una cualidad más bella y mejor que la de los carneros.

Anuncios

Los indios hacen de ellas sus vestidos".

El algodón es utilizado primordialmente para la fabricación de telas y se cultiva igualmente en Estados Unidos, Unión Soviética, China, India, Pakistán, además en Medio Oriente y en regiones ubicadas entre el nivel del mar y los 1.200 metros de altura. Sin embargo, tiene múltiples usos además de los textiles, debido a que muchas industrias lo emplean para fabricar papel, bases para neumáticos, mangueras, lienzos para filtros, rellenos, explosivos e insumos médicos.

El éxito de estos sembradíos en América Latina, proviene de los requerimientos naturales de este tipo de cultivo, propio de las zonas cálidas, esta cualidad ha permitido su producción masiva y comercio en países tropicales, y sirve de estrategia para la generación de numerosos puestos de trabajo e incorporación de nuevas tecnologías agroindustriales. #Cultura #Gobierno #Ecología