Por el momento, dicen los analistas, el mundo puede respirar tranquilo. Después de un 2016 con sobresaltos por el triunfo del Brexit o la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, parece que en este 2017, la aguas vuelven a niveles más normales.

La primera de las tres pruebas de fuego para frenar el #populismo xenófobo en el mundo industrializado parece haber sido superada. Holanda votó el pasado miércoles para renovar su parlamento y el candidato, hasta entonces puntero en las encuestas, Geert Wilders, con un perfil anti inmigración y racista, no pudo lograr los resultados que esperaba, siendo relegado al segundo puesto en la elección.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, su partido, el llamado Partido por la Libertad, se convierte en la segunda fuerza con mayor presencia en el parlamento holandés, con 20 escaños, quizá no suficientes para lograr entrar en la coalición de gobierno, pero con un número importante donde podría impulsar su agenda de corte antieuropeo, racista y en contra de grupos sociales como los musulmanes.

Con ello, en #Holanda se derrota, pero manera temporal a este partido de extrema derecha.

Las dos pruebas restantes y los replicantes en Europa

Además de Holanda, también habrá elecciones en Francia y Alemania, los dos pilares de la Unión Europea. En Francia la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen, se encuentra bien posicionada para dar una dura competencia al menos en la primera vuelta. El discurso de la heredera de Jean Marie es incluso más duro que el de se padre, apostando por el aislacionismo de Francia y su salida de la Unión Europea, además de sus ideas anti migración.

Anuncios

Esto ha hecho que el mundo fije la vista en Francia para la próxima primavera, ya que los sondeos indican que Le Pen lleva una ligera ventaja sobre sus competidores, aunque en las últimas semanas ha crecido la presencia de Emmanuel Macron, ante la grave crisis del Partido Socialista y el desastre de gobierno de Francois Hollande.

Por otra parte, la tercera prueba europea en 2017 será Alemania. En esta elección, la actual canciller, Angela Merkel se presentará nuevamente para competir por el cargo. Sin embargo, a diferencia de ocasiones anteriores, grupos como el partido Alternativa para Alemania han crecido en simpatía y podrían dar un vuelco populista en pleno corazón de Europa.

Por lo pronto, la prueba holandesa fue superada por muy poco, quedan todavía los casos de Francia y Alemania. #UniónEuropea