Uso y abuso del cuerpo del otro sin que éste participe con intención o voluntad compatibles, la violación se dirige al aniquilamiento de la voluntad de la víctima, cuya reducción es justamente significada por la pérdida del control sobre el comportamiento de su cuerpo y el agenciamiento del mismo por la voluntad del agresor. La víctima es expropiada del control de su espacio-cuerpo.”(R.L Segato)

Las estudiantes de Sociología de la UAP, convocan a que este 8 de marzo suspendan labores en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, uniéndose al llamado del movimiento feminista internacional.

Compañeras inviten a sus hermanas, madres, tías, amigas para unimos al llamado de miles de mujeres en todo el mundo para hacer visible que nos están asesinando, que seguimos siendo discriminadas por ser mujeres. ¡Aquí estamos y nos organizamos! Porque ¡nunca más un mundo sin nosotras!”. (Estudiantes de Sociología)

Recordemos a Tania Verónica Luna de sociología y quien comenzara a interesarse por temas de género y sexualidad, fuera víctima de feminicidio en septiembre del año pasado, en un estado donde estos crímenes han pasado desapercibidos por las autoridades, quienes se niegan a emitir una Alerta de Genero, reconociendo solo 50 feminicidios entre 2015 y 2016, contrastado con los 202 casos de 2013 a 2016, datos del Observatorio de Violencia Social y Genero de la Universidad Iberoamericana Puebla.

Aunado a la violencia sexual, existen otras simbólicas que reducen al género femenino, a una categoría de subordinación, en un sistema económico, político y social donde se acumula mediante mecanismos verticales de opresión y en el que la clase trabajadora sin duda es la que encarna el papel de explotado, pero en el que las mujeres a lo largo de la historia se han visto doblemente subordinadas, primero por el yugo del dueño de los medios de producción en las fábricas y después en la continuación de la reproducción de la vida social en las unidades domésticas, factor primordial de la producción y reproducción de capital.

El trabajo productivo (asalariado) se convirtió primordialmente en la tarea del varón adulto/padre y secundariamente de otros varones adultos (más jóvenes) de la unidad doméstica. El trabajo improductivo (de subsistencia) se convirtió periódicamente en la tarea de la mujer adulta/madre y secundariamente de otras mujeres, así como de los niños y ancianos. El trabajo productivo era realizado fuera de la unidad doméstica, en el centro de trabajo. El trabajo no productivo era realizado dentro de la unidad doméstica.” (I. Wallerstein)

Si bien el paro internacional #8M es de 8am a 8pm, las actividades emprendidas por las chicas de la comunidad estudiantil de sociología comenzaran a las 10 de la mañana en el edificio Der-8 de la facultad, con teatro contra la violencia de género, actividades artísticas, cine debate, tendederos informativos, música feminista y talleres, esperando visibilizar la necesidad de la participación de las mujeres de la comunidad universitaria y el acompañamiento de los varones.

La trata, feminicidios, acoso en la cotidianidad, en la escuela, en el transporte, la ausencia de mujeres en cargos públicos, en los puestos en las empresas, el menosprecio por el feminismo desde la ignorancia, justificado desde privilegios y la necesidad de reivindicar a la mujer históricamente en los procesos sociales, demuestran que el 8M es un día de lucha y resistencia y que más que nunca es necesario salir y manifestarse. #NiUnaMenos #SociologìaUAP