#Donald #Trump está dispuesto a dar fondos federales para Planned Parenthood con la condición de que dejen de realizar abortos. El New York Times reportó que la administración del Presidente está considerando este compromiso, aunque no han hecho la propuesta formalmente.

Actualmente Planned Parenthood recibe alrededor de 500 millones de dólares al año provenientes de fondos federales, lo que es destinado a servicios de salud para mujeres, no para abortos. La organización ya informó que no está interesada en lo absoluto en dicha propuesta. "Seamos claros, los fondos federales no pagan por abortos", dijo Dawn Laguens, vicepresidente ejecutivo de la organización, al New York Times. "Ofrecer dinero a Planned Parenthood para abandonar a nuestros pacientes y a nuestros valores es un acuerdo que jamás aceptaremos. Proveer servicios de salud a millones de mujeres en Estados Unidos es algo que no es negociable".

Cecil Richards, presidenta de la organización, también clarifico esto a través de su cuenta de Twitter: "Planned Parenthood se enorgullece de ofrecer abortos, un servicio necesario que es vital para nuestra misión como método como prevención familiar o de detección de cáncer".

Trump confirmó las discusiones sobre esto en un comunicado: "Como he dicho durante mi campaña, yo soy pro-vida, estoy comprometido en invertir en la salud de las mujeres y planeo en incrementar significativamente los fondos federales para servicios que no sean el #aborto, como la detección de cáncer".

"Encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses se oponen a que se destinen fondos públicos para el aborto, incluyendo a quienes defienden la libertad de 'decisión'. Hay una oportunidad para que las organizaciones continúen con la importante tarea de apoyar la salud de las mujeres, sin darles servicios de aborto", dijo. Este llamado es un claro indicio del conflicto interno en la Casa Blanca entre satisfacer a los conservadores, los ideales de Trump y en responder a las ideas de su hija Ivanka, quien urgió a su padre a tratar con cuidado los conflictos con Planned Parenthood.

Aunque Ivanka no asume un rol formal en la administración de su padre, es una asesora informal que se ha enfocado en problemáticas que enfrentan las mujeres en Estados Unidos. Durante la campaña de Trump fue capaz de empujarlo a que hablara públicamente sobre su visión del trabajo que hace Planned Parenthood.