Es inicio de semana y ya hay una nueva discusión, esta vez, encabezada por el régimen norcoreano quien, sin extrañarle a nadie, lanza una #amenaza a EE.UU. causada por la incursión sin permiso, cerca de su territorio marítimo, de un grupo aeronaval. Suceso que ha generado molestias en el país dirigido por kim Jong-un, en donde aseguran responder con “medidas más duras” y “consecuencias catastróficas”.

En lo que va de la semana, las tragedias y conflictos parecen no aminorar: Primero, el ataque químico en Siria [VIDEO], seguido del #bombardeo (según Estados Unidos, justificado) sobre la misma nación, y ahora es Corea del Norte quien alza la voz reclamando lo que se ha interpretado como una advertencia sobre su país.

Anuncios
Anuncios

Esto debido a que, después de 48 horas de haber realizado el bombardeo sobre el país sirio, Estados Unidos desplegó, cerca del territorio coreano, parte de su armada, encabezada por un par de destructores y cruceros con misiles teledirigidos y un portaaviones, el llamado “USS Carl Vinson”.

Días antes, el asesor del presidente Donald Trump, había mencionado que el mandatario norteamericano estudiaría “todas las opciones para terminar con la amenaza nuclear norcoreana”, pero rectificando recientemente que lo ocurrido con el portaaviones no fue más que una medida de precaución contra posibles conflictos futuros. A lo que el portavoz del ministerio de Exteriores norcoreano contestó:

“La República Democrática Popular de Corea está preparada para reaccionar a cualquier forma de guerra deseada por Estados Unidos”. Tomaremos las medidas (…) más severas contra los provocadores, para defendernos con la poderosa fuerza de las armas”.

Otro de los factores desencadenantes en las fuertes declaraciones del portavoz (y de los dirigentes coreanos) es la justificación que constantemente utiliza Estados Unidos, argumentando, como en el caso previo del ataque a la base aérea de Bachar al-Asad en Siria, que no son más que una “amenaza para los demás”, citando al Secretario de Estado norteamericano:

"Si violas los acuerdos internacionales, si no cumples con los compromisos, si te conviertes en una amenaza para los demás, es probable que en algún momento haya una respuesta".

Anuncios

A lo que la propia población de Pyongyang ha respondido de manera concreta mediante las cámaras de KRT, cadena estatal de Corea del norte:

“No tenemos miedo. Queremos la paz, pero nunca suplicaremos. Si alguien nos provoca nos defenderemos de la manera más dura. Seguiremos haciendo las cosas a nuestra manera”.

En total, Corea del Norte ha realizado 5 pruebas nucleares; 3 en lo que va del presente año y 2 en el 2016. Según varias imágenes satelitales proporcionadas por 38North, portal dedicado al monitoreo de actividades norcoreanas, se ha visto incrementada la actividad en el principal complejo militar de este país. Lo que podría indicar que, entre la tensión y miedo internacional, una posible sexta prueba está por ocurrir, esperando que no sea el desencadenante de algo mucho peor.