Apenas celebrado el Día Internacional de la Madre Tierra se hacen manifestar defensores de ésta, a través de videos, imágenes y textos que proclaman y piden ayuda para que cuides tu hogar que estamos destruyendo.

Tu contribución en el planeta de bañarte en 5 minutos para ahorrar agua, separar la basura en partes orgánicas e inorgánicas, andar en bicicleta y utilizar menos el automóvil, entre otros es apenas vana. Especialmente si eres una persona que está demasiado interesada en cómo vestirse y, por supuesto, no usar un pantalón que salió a la venta años anteriores, porque está pasado de moda.

Ser egocéntricos nos está costando demasiado, y no sólo moralmente, pues muchas personas incluso empresas importantes han asimilado el buen vestir con el ser de cualquier persona.

Anuncios
Anuncios

Nuestro hábito primordial del consumismo se ha hecho crecer tanto que ha nacido un nuevo término conocido como "Fast fashion".

Industria contaminante

Este problema mundial es ignorado por miles de personas, las cuales generan 80.000 millones de prendas usadas y semiusadas en el mundo, convirtiéndose después de la industria petrolera como la segunda más contaminante, siendo responsable del 20% de los tóxicos que llegan al agua, según el #documental "The True Cost" elaborado por Andrew Morgan.

Anteriormente, la industria de la moda tenía sólo dos períodos o temporadas en los que lanzaban una nueva línea de ropa:primavera-verano y otoño-invierno. Esto desapareció con la "Fast fashion" o "moda rápida" que es la encargada de hacer consumir, sin siquiera estar en la necesidad de adquirir o no lo nuevo en la tienda.

Anuncios

Es por eso que me refería a que rápidamente nos deshacemos de nuestra blusa, suéter o zapatos que compramos recientemente porque han llegado otros que los hacen ver pasados de moda. Nos deshacemos de ellos sin siquiera haberle dado el uso necesario y también sin siquiera tener el conocimiento del daño que genera.

Hacerse de ropa innecesaria y al mismo fin deshacernos de ésta es un problema que debe conocerse a través de este documental. Debe saberse que esta ropa es elaborada en países tercermundistas, primordialmente en Bangladesh, India, ya que allí no hay leyes que protejan de todo al trabajador por lo tanto, podría considerarse en pleno 2017 que son esclavos de empresas que les pagan 2 dólares por día (hasta 12 horas) en las que por tan sólo en una de todas estas generan al menos 100 camisas que llegan a venderse en tiendas como H&M, Forever 21, Zara y en toda esta cadena, por 12 dólares.

Es decir, que para estas empresas resulta muy barato trabajar con estos países pero también muy sangriento.

Anuncios

Han surgido casos lamentables como el ocurrido el 24 de abril del año 2013, donde un edificio de ocho pisos en el cual trabajaban empleados de una fábrica textil, se derrumbó sobre estos mismos. En el hecho murieron alrededor de 1.100 personas y más de 2.000 resultaron heridas. Las condiciones en las que trabajan esta gente son sumamente deplorables.

Ahora que sabes el por qué del costo tan barato de tu ropa y tiendas preferidas, lo recomendable no es que vayas corriendo a deshacerte de tu ropa, lo ideal es que entiendas lo primordial y esencial que ocupas en tu vida, generalmente hablando y no solamente en lo que vistes. Nos hacen tan accesibles este tipo de cosas, que no siempre son necesarias, ya sea un automóvil, si es que vives en una ciudad donde abunda el tráfico automovilístico, o un celular novedoso en donde solo ocupas tus redes sociales, hay que darnos cuenta de que lo que realmente es necesario es muy costoso como por ejemplo la comida, la educación o un lugar donde vivir. Estas empresas tratan de llenar vilmente nuestro vacío en cosas inútiles.

Hay que sentarnos a reflexionar que no sólo nos están dañando mundialmente sino también personal y moralmente, y para con esto también recomiendo el documental "Minimalism" de Matt D’Avella y así usted fórmese una propia opinión y corrija todo lo mal que le esté haciendo a la Madre Tierra o a usted mismo.