Anuncios
Anuncios

La #guerra en #Siria continua y esta vez, con pesar, vuelve a dar la nota a nivel mundial. Después del ataque químico en el 2013 en Damasco, Siria se ve envuelta en un nuevo lamento producido por estas mismas armas. Durante la mañana del martes (7:00 a.m. hora local) Jan Sheijun; un pueblo dominado por yihadistas en la localidad de Idlib, Siria, sufrió un bombardeo aéreo con armamento químico, causando la muerte de más de 80 personas, entre los que se encuentran 20 niños.

Debido a este suceso fatídico, la ONU y su Consejo de Seguridad (encargado de mantener la paz y seguridad internacional) realizarán una reunión en las próximas horas para analizar lo ocurrido y las acciones a efectuar.

Anuncios

Todo esto a petición de Francia y Reino Unido, países cuya injerencia en el territorio árabe es marcada. Por otro lado, países como Estados Unidos y Turquía han tachado al ataque como algo “horrible e indescriptible” considerándolo el más mortífero producido por armas químicas desde lo ocurrido en Damasco hace 4 años.

Sin miramientos, el presidente de Francia, François Hollande, junto con otros países de la comunidad internacional, han acusado a Bashar el Asad (presidente de Siria) y a su régimen, de ser los responsables del ataque sobre su propio territorio, para disminuir la facción yihadista que ahí se encuentra. En respuesta a ésto, el Asad, ha desmentido "categóricamente haber empleado cualquier sustancia química en Jan Sheijun". Al mismo tiempo Rusia, principal aliada del régimen sirio, se ha deslindado anunciando en portavoz del ejército “que no ha usado, ni usará, armamento químico”, defendiendo al mismo tiempo su alianza, sosteniendo que Siria, previamente, había bombardeado un depósito terrorista que contenía “sustancias tóxicas”.

Anuncios

Acusando a los grupos armados rebeldes de ser los responsables del ataque químico.

No obstante, uno de los sobrevivientes, Osama al Siada, presidente del consejo local, argumentó lo sospechoso de la situación, ya que, en su relato, el bombardeo surgió de aviones gubernamentales y, al poco tiempo después, hubo un ataque perpetrado por los rusos hacia el único centro sanitario del pueblo, provocando el traslado al centro hospitalario más próximo a 25 kilómetros.

El Gas y los heridos

Medico Sin Fronteras (MSF) ha confirmado que se trata del “gas nervioso sarín” ya que los síntomas corresponden a los provenientes de éste agente neurotóxico, como son: pupilas dilatadas, espasmos musculares y espuma proveniente de la boca.

En palabras del mencionado Osama al Siada, el tiempo de respuesta hacia los afectados no fue suficiente, ya que muchos se encontraban aún dormidos durante el ataque.

"Lo que más me conmovió fue la visión de los heridos en las calles y de los asfixiados en sus casas mientras dormían".

Anuncios

“No hubo tiempo suficiente para que los equipos de la Defensa Civil pudieran asistir a todos y esto llevó a la muerte de muchos”.

Debido a esto y a la falta de personal médico y ambulancias, vecinos no afectados por el gas, ayudaron con el traslado de los heridos en sus propios vehículos, hacia los centros médicos fuera del pueblo.

Los registros tempranos indican que hay más de 80 personas muertas (20 niños y 17 mujeres), sumado a más de 300 casos de personas afectadas por el gas sarín. No hay que olvidar que la guerra, en los más de seis años que lleva perpetuándose, ha cobrado la vida de más de 312.000 personas, un tercio han sido civiles. Expulsando de sus hogares a 23 millones de sirios, sin distinción de edad, género o participación.