Anuncios
Anuncios

La administración del gobierno estadounidense anunció el pasado 3 de abril un recorte presupuestal al Fondo de Población de las Naciones Unidas (#UNFPA), bajo el argumento de “apoyar un programa de aborto coercitivo y esterilización involuntaria”. Ante dicha acción, vale la pena recapitular las funciones que dicha agencia especializada está encargada de llevar a cabo.

El UNFPA es un órgano subsidiario de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Opera con 129 oficinas, que atienden a más de 150 países y territorios en todo el mundo. Según versa el libro ABC de las Naciones Unidas, publicado en 2012, el Fondo de Población “presta asistencia a los países para mejorar sus servicios de salud reproductiva y de planificación de la familia, según sus necesidades individuales, y para formular políticas demográficas de apoyo al desarrollo sostenible”.

Anuncios

El mandato del UNFPA, según expone su sitio web oficial, consiste en las siguientes funciones:

  • Desarrollar el conocimiento y la capacidad para responder a las necesidades en los ámbitos de la población y la planificación familiar
  • Promover la sensibilización en los países desarrollados y en desarrollo sobre los problemas de población y las posibles estrategias para abordar dichos problemas
  • Prestar asistencia a los países para resolver sus problemas de población de la forma y con los medios que mejor se adecuen a las necesidades específicas de cada uno
  • Asumir un papel destacado en el sistema de las Naciones Unidas para promover programas de población, así como coordinar los proyectos financiados por el Fondo

Presupuestos

En 2009, el presupuesto asignado a la agencia ascendió a 783.1 millones de dólares, de los cuales, más de la mitad provenían de contribuciones voluntarias de gobiernos y donantes privados, mismos que fueron utilizados en “asistencia a la salud reproductiva, planificación de la familia y salud sexual, y a perfeccionar los enfoques relativos a la salud reproductiva de los adolescentes, reducir discapacidades derivadas de la maternidad, hacer frente al VIH/SIDA, y prestar ayuda de emergencia”.

Anuncios

Es importante recordar que en 2009 la población mundial aún no alcanzaba la cifra de 7 mil millones de personas, que en la actualidad ya ha sido superada. En 2015, las contribuciones ascendieron a 979 millones de dólares, sin embargo, esta suma representó un descenso de 79 millones de dólares a comparación del 2014, de acuerdo con información del UNFPA.

Por su parte, según la agencia de noticias AP, la #ONU perdería 32.5 millones de dólares del presupuesto asignado para este 2017. De esta manera la administración Trump da el primer paso encaminado hacia la propuesta anunciada en enero pasado de reducir significativamente las contribuciones voluntarias de #Estados Unidos a la Organización y otros organismos internacionales.

Reacciones

Por su parte, el Fondo de Población de las Naciones Unidas emitió un comunicado donde lamentó la decisión tomada por el gobierno estadounidense, al negar el futuro financiamiento que ayudaría a hacer posible la labor del UNFPA.

Se puso de relieve que, tan sólo en 2016, el Fondo de Población pudo:

  • Salvar la vida de 2 mil 340 mujeres durante el parto y el embarazo
  • Prevenir 947 mil embarazos no deseados
  • Asegurar mil 251 cirugías de fístula obstétrica
  • Prevenir 295 mil abortos de inseguros

A su vez, el Secretario General de la ONU, António Guterres, a través de un comunicado refirió que “dicha medida tendrá efectos devastadores, con impacto mundial, en la salud de mujeres y niñas vulnerables, así como con sus familias”.

Anuncios

De igual forma, el senador demócrata Ben Cardin, lamentó el recorte presupuestal. Dijo que “la administración Trump sigue lacerando programas y cortando financiamientos sin contemplar las vastas implicaciones de sus decisiones”.

“Este es un día triste para Estados Unidos, tanto por nuestro liderazgo mundial en cuanto a respuesta de asistencia humanitaria, así como por nuestros esfuerzos para defender los derechos de las mujeres y las niñas”, concluyó.