Más de 70 años enterrados en los suelos de la ciudad de Hannover, #Alemania, tienen los dispositivos explosivos que fueron encontrados recientemente, por lo que las autoridades alemanas ordenaron la evacuación de unos 50 mil de sus habitantes para proceder a su desactivación.

Los estudios revelados por los organismos de seguridad informan que inicialmente se evaluó la existencia de los dispositivos, que datan de la Segunda Guerra Mundial, en al menos trece puntos, que fueron descubiertos al explorar los terrenos para una construcción. Sin embargo, se descartó la existencia de bombas en la mayoría de ellos y sólo quedaron cinco puntos donde se presume que se encuentran los dispositivos explosivos.

Anuncios
Anuncios

Evacuación

Hannover, que posee más de un millón de habitantes, se activó para proceder a la evacuación con una participación de 2.500 efectivos de seguridad que ayudarán a la salida de las personas. Además, también por la zona se habilitaron helicópteros con cámaras y sensores para asegurar que el lugar se encuentre despejado totalmente antes de proceder a la desactivación de las bombas.

Evacuaciones en Alemania

Esta evacuación es una de las mayores que ha ocurrido en Alemania, donde se estima que al menos hay 250.000 "bombas durmientes" que permanecen bajo el suelo alemán. Otra similar ocurrió en diciembre de 2016, donde 54.000 habitantes de Augsburgo fueron #Evacuados de sus hogares tras encontrarse otro dispositivo. Unas 8 mil personas fueron desalojadas este año en Dusseldorf por el hallazgo de un artefacto explosivo de 250 kilos que fue descubierto en una obra en el barrio de Rath.

Anuncios

En Colonia, en 2015, más de 20 mil de sus habitantes tuvieron que salir de sus casas por un explosivo durmiente. En 2011, unas 45.000 personas tuvieron que abandonar temporalmente sus hogares en Coblenza, tras otro hallazgo de un aparato explosivo. Esta cantidad de artefactos explosivos se debe a que los llamados Aliados, que enfrentaron a Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, lanzaron en la nación germana gran cantidad de bombas.

El 9 de octubre de 1943 se arrojaron sobre Hannover unas 261.000 bombas, y de ellas, muchas no llegaron a detonar, según informan expertos en el tema.

Consecuencias trágicas

Tal como un campo minado, las bombas durmientes que no explotaron en su momento, han dejado muchos años más tarde su huella destructiva en Alemania.

En 2010, tres miembros de un equipo que desactivaba una bomba en Goettingen resultaron muertos, mientras que el 2012 un trabajador de la construcción murió cuando la excavadora que operaba tropezó con un dispositivo durmiente en Euskirchen.