#Francia vive tiempos convulsos en materia de seguridad, un desafío que tendrá que afrontar la nueva administración del presidente Emmanuel Macron. El socioliberal, líder de La República en Marcha, asumió este domingo el cargo de manos de François Hollande, un mandatario que deja el Palacio del Elíseo con más pena que gloria.

Con 39 años de edad, #macron emitió su primer discurso en el cargo más importante del país. Las expectativas son demasiado altas, especialmente, porque logró vencer a los partidos tradicionalistas de Francia y a la candidata ultraderechista, Marine Le Pen. Las miradas están puestas sobre el 8° presidente de la V República Francesa.

Anuncios
Anuncios

“Asumiremos nuestras responsabilidades para proporcionar, siempre que sea necesario, una respuesta relevante a las grandes crisis contemporáneas”, fueron las palabras del nuevo Jefe de Estado.

Macron aseguró a la población que hará hasta lo imposible para combatir el #Terrorismo, ligado muy de cerca a la figura del Estado Islámico. La organización extremista ha golpeado numerosas veces en Francia, desde aquel primer ataque contra el semanario Charlie Hebdo. Las masacres de Niza y los atentados de París mostraron a una nación gala vulnerable.

Los yihadistas, el gran lastre de Francia

Los expertos señalan que la guerra contra el terrorismo no se ganará con discursos, sino con una estrategia que pondrá a prueba la solidez de la Unión Europea (UE). En toda la historia reciente, Francia no había afrontado de manera tan brutal el embate de las organizaciones extremistas.

Anuncios

En los últimos meses, el país ha tenido que llorar a más de 230 muertos por el terrorismo. Tras la salida de Hollande, es incierto el rumbo que tomará el Gobierno francés sobre la crisis en Siria. Cabe recordar que el socialista fue uno de los grandes críticos de Bashar al-Assad, además de respaldar las misiones aéreas contra el Estado Islámico en el territorio.

Los episodios de la sala del Bataclán, así como la aparición de múltiples “lobos solitarios”, solamente derivaron en la activación del estado de emergencia. El mandatario Emmanuel Macron deberá decidir dónde pelear su guerra contra el terrorismo, si aumentar el apoyo militar para derrotarlo en su base de Al Raqa o simplemente blindar sus fronteras.

Macron, quien anunciará a su primer ministro este lunes, también aludió a las dificultades que afronta la nación en materia migratoria. El funcionario habló sobre los restos del cambio climático y la recuperación económica, sin embargo, puso especial énfasis en el tema de seguridad, el cual le valió numerosas críticas a su predecesor.