Siguen las dudas sobre la verdadera razón por la que Donald #Trump decidió remover de su cargo al director del FBI James Comey, luego de que saliera a la luz que el líder del buró lideraba una operación que indagaba supuestos nexos entre los asesores del líder de la Casa Blanca con #Rusia.

Además durante la semana el diario The New York Times aseguró que el magnate presionó a Comey para que detuviera la investigación en contra del Asesor Nacional de Seguridad, Michael Flynn.

De hecho el periódico neoyorquino publicó la cita textual del memorándum del por ese entonces director de FBI, en el que escribió que Trump le solicitó "dejar ir" la investigación en contra de Flynn, pues "es un buen tipo".

Anuncios
Anuncios

A lo que Comey sólo se limitó a responder en que estaba de acuerdo en que era un buen tipo.

Dentro del mismo artículo, se hace referencia a que debido a esta conversación el exdirector del FBI junto a su staff de investigación determinaron que Trump quería alterar una investigación federal.

Un investigador "personal" para Trump

Debido a todo el escándalo que ha rodeado a esta noticia y en un intento por volver a retomar la credibilidad de las instituciones estadounidenses, el Departamento de Justicia decidió nombrar como investigador especial a Robert Mueller, quien entre 2001 y 2013 dirigió el FBI, para que supervise detalladamente la pesquisa que indaga supuestos nexos con miembros de la campaña presidencial de Trump con Rusia.

Dentro de las atribuciones que tendrá la figura de Mueller en esta trama, estará la prácticamente total independencia por lo que podrá ejercer cargos penales sobre un implicado si lo considera pertinente y convocar jurados por lo que podría ser un verdadero dolor de cabeza para la Casa Blanca e incluso definir la permanencia de Trump en el poder.

De hecho, el fiscal general adjunto del Departamento de Justicia Rod Rosenstein reconoció que "el fiscal especial especial Mueller dispondrá de todos los recursos necesarios para encabezar una investigación exhaustiva.

Anuncios

Confío plenamente en que alcanzará un resultado justo".

Además, Rosenstein agregó que "esta medida no busca encontrar ningún tipo de delito y menos que se busque perseguir a nadie. Esto se ha determinado debido a las circunstancias excepciones, al interés público que ha requerido que se ponga a la cabeza de esta investigación a una persona con cierto grado de independencia a la cadena normal de mando. Contar con un investigador especial es sumamente necesario para que el pueblo americano pueda tener total confianza en los resultados que arroje esta pesquisa".

Rosentein quedó al mando del Departamento de Justicia, luego de que que el fiscal general Jeff Sessions y uno de los hombres de máxima confianza de Trump aceptara inhibirse de la investigación sobre las relaciones con Rusia y la campaña electoral del magnate, luego de que saliera a la luz que Sessions le ocultó al senado las reuniones que tuvo con el embajador ruso. Todo esto en medio del cibertaque en contra de la ex candidata al Despacho Oval, Hillary Clinton.

Anuncios

La decisión del nombramiento de Mueller molestó bastante al mandamás de Estados Unidos, pues fue notificado una vez que el el ex director firmara, tras esto el multimillonario declaró en un breve comunicado que "una investigación profunda confirmará lo que todos sabemos: que no hubo colusión en mi campaña electoral con ningún organismo extranjero".

Además el mismo presidente manifestó a los medios de comunicación en una conferencia en la Academia de Guardacostas de Connecticut que ningún presidente en a historia del país ha sido tratado tan mal como lo han tratado a él, pero que "la adversidad te hace más fuerte".