A grandes pasos cruzamos la ciudad de un indio verde, donde estaba otro. No es novedoso el Metrobús, más excita la imaginación una obra que parece querer llevar a la raza más lejos, hacia donde pusieron una gigantesca estatua alada de Jorge Marín, para renovar el aspecto estético de Ecatepec, ahí donde era el entronque de la vía Morelos con la autopista a #Pachuca y la que va a las Pirámides.

Los rumores de las chapuzas en un día de elecciones nos acompañan en el radio, lo mismo que en Facebook. Comienza un circo que no verá la luz hasta Agosto cuando se decida quién ganó. El urbanismo va refinándose, en las colinas se notan mejoras en el concepto de barrios improvisados, característicos del cinturón de pobreza capitalino.

Anuncios
Anuncios

Excita la inspiración mirar un futuro donde - poco a poco - se colorea el paisaje y el sentir del pueblo se expresa mediante los colores chillones. Van destacando infinidad de casas y edificios que se asimilan a un entorno un poco más nutrido de árboles.

El paso es ágil. Google anuncia una hora y media de viaje, cuando se puede hacer menos tiempo a velocidad moderada; a 60 digamos, como en la época de los abuelos. La autopista no es barata, pero se entiende que va uno asegurado aprovechando los cuatro carriles; mismos que por el tránsito, amenazan con ser pocos en el escenario del mañana.

Pronto se pasa del Estado de México a #hidalgo, cuya existencia se debe a que Don Benito Juárez quiso inmortalizar a Don Miguel, honrando la memoria del Padre de la Patria, héroe quién iniciara la contienda bélica de la independencia.

Anuncios

Así decidió denominar con su nombre una región caracterizada por su actividad minera, su riqueza ecológica y su cercanía, como punto de tránsito, hacia el océano.

La planicie cortada por algunos puentes arriba a Pachuca, la capital del estado; a ambos lados de la carretera hay muchos puntos de venta que ofrecen exquisitos y variados pastes; lo que vendría a ser la versión mexicana de las empanadas.

Las dimensiones de la ciudad conllevan a comprender una zona urbana que va regresando a su centro con las amenidades de nueva época como edificios, centros comerciales, segundos pisos y transporte público; que en este caso se denomina Tuzo bus.

De pronto estamos en otra geografía, en una urbe fundada en el Siglo XVI, limitada por cerros en cada dirección. En estas masas montañosas hubo alguna vez una explotación minera, vivaz que se nota por la riqueza de los edificios del casco histórico. Fuera de eso, no se han erguido edificaciones que rebasen los tres o cuatro pisos de altura.

Viendo las casas que se acercan a la cimas, notamos la presencia en un pico del Salvador dando su bendición a cientos de vecinos, quienes pululan ante un grupo religioso recordando todo lo que le debemos a Jesús.

Anuncios

La visita no puede evadir un Reloj Monumental, en una de muchas plazas populares.

Lo moderno aquí se destaca por la invención de un deprimido que ha dado lugar a un muy socorrido estacionamiento y un foro. Un grupo de payasos amenizaban el domingo quitando atención a una galería de arte, cuya exposición revela los tesoros que a modo de "pago en especie" se cobran el Estado en vez de dinero, como impuesto para la nación.

La ciudad tiene así mismo un Cuartel del Arte, un Museo del INAH y distintas iglesias que - peculiarmente - no están en el mismo cuadro de los Palacios de Gobierno. Sin embargo, no hay nada abierto y es más viable comer en un establecimiento de comida rápida, pues el servicio restaurantero es breve y responde a un ritmo muy lento, que en este caso le resta rato a nuestro recorrido.

Es reconfortante asimilar un estilo de vida distinto. Los lugareños dedican el tiempo a los niños, aprovechando diversas instalaciones para el recreo de la familia. Sobran los coches, pero uno puede olvidarse del tránsito entretenido por uno de mil juegos accesibles, aparte de la tradicional vendimia artesanal.

En esta villa hay Universidades a flor de calle y se distingue por tener una dedicada exclusivamente al estudio del fut. Es tan importante el deporte/espectáculo, que además de arena para las corridas de toros, hay estadios y hasta un salón de la fama para honrar a las leyendas del balón pie. #turismo cultural